2 de Octubre, no se olvida…

 Por Ángel Cu Ambriz

01  La tragedia sucedió hace cincuenta años en la plaza de las tres culturas de Tlatelolco, en la Ciudad de México.

¿Por qué sucedió?

¿Cuántas víctimas hubo?

¿Quiénes participaron en ambos bandos?

¿Quién dio la orden de disparar?

Ninguna de estas y otras preguntas tienen respuesta precisa a medio siglo de los acontecimientos; debido al control total de los medios de información que tenía en ese tiempo el Estado.

02

Unos aseguran que había infiltrados comunistas que manipularon a los jóvenes. Mi propio padre quien siendo católico, temía más al socialismo que al diablo, me aseguró reiteradamente, que había visto a muchos comunistas caminando con los estudiantes, para manipularlos.

En ese mismo tenor, otros opinan que fue una operación orquestada por la CIA, para detener la simpatía pro Cuba y pro soviética, que manifestaban los jóvenes manifestantes.

Hay quien piensa que nada más fue un movimiento de la UNAM, etcétera.

Ante el cambio de gobierno federal a favor del PAN en la persona del patético Vicente Fox, en el año 2000 se creó una fiscalía especial que, entre otros asuntos, investigaría y determinaría a los responsables de la matanza del 2 de octubre de 1968. De dicho trabajo se emitió la orden de prisión en contra del ex presidente Luis Echeverría Álvarez, por genocida. Más de dos años estuvo en prisión domiciliaria y luego sus abogados le consiguieron un amparo. Allí paró todo.

03

¿Qué dicen los investigadores serios y bien informados, a cincuenta años de la tragedia?

Ángeles Magdaleno, Sergio Aguayo, Carlos Montemayor, Sergio Zermeño, son algunos de los más recientes analistas, que en base a documentos rescatados por la mencionada fiscalía, tienen la imagen más completa de aquel suceso de nuestra historia.

Primeramente hay que contextualizar: en México ya había sucedido un movimiento estudiantil de gran magnitud en la segunda mitad de los años 50’s. La clase media estaba aumentando en el país desde entonces y hasta la década de los sesentas; y con ello el nivel de estudiantes a nivel medio superior y superior, por lo que la ciudadanía tenía más herramientas para un pensamiento crítico fundamentado.

En el mismo 1968, habían sucedido protestas estudiantiles muy notables en París y en la ciudad de Los Ángeles. La guerra de Vietnam unía a la juventud mundial en contra del intervencionismo militar de EUA. En Latinoamérica las protestas habían sido aplastadas por los gobiernos militares de Chile, Argentina y muchos otros. Solamente Cuba era el país donde la injerencia de los Estados Unidos había sido anulada.

Con este marco rescatemos alguna información de los analistas:

04

Muy oportuno resulta el libro de la historiadora Ángeles Magdaleno, “1968 el año que transformó al mundo”. Ante la pregunta que le hizo la periodista Carmen Aristegui de: “¿Si tuvieras que contarle a un muchacho del ahora 2018 que esté estudiando; como aquellos muchachos; pero que no tenga la menor idea lo que sucedió el 2 de octubre de 1968; cómo lo contarías?” La historiadora dice entre otras cosas, que partiría de un contexto internacional y a nivel nacional le diría que fue un operativo montado desde de la CNOP, del PRI, sumando a parte del estado mayor presidencial. Dirigido por Luis Gutiérrez Oropesa, Manuel Díaz Escobar Figueroa y el jefe de ellos: Alfonso Corona del Rosal, con conocimiento del Secretario de Gobernación Luis Echeverría Álvarez y del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Todo financiado desde la CNOP.

Y añade: fue un operativo armado, para provocar un conflicto en el contexto de la sucesión presidencial, con una participación hegemónica del entonces jefe del departamento del Distrito Federal; el ex militar y Licenciado Alfonso Corona del Rosal.

Sergio Zermeño recuerda: por la mañana del 2 de octubre del 68 hubo una reunión con el gobierno en casa del rector de la UNAM Javier Barros Sierra, para retomar el diálogo y como esquizofrenia, por la tarde del mismo día se suscita la matanza. Les tendieron una trampa.

Toda la América Latina estaba gobernada por militares, los Estados Unidos tenía un interés muy claro de que hubiera un control en México; por ejemplo por el General y Licenciado Corona del Rosal.

Más adelante Zermeño describe: García Barragán explica que hubo un dispositivo en el cual había que rodear el edificio Chihuahua de Tlatelolco, los guantes blancos del batallón Olimpia, tenían que detener a los líderes. Después la parte del ejército que venía con el General Hernández Toledo (que fue herido) tenía que desalojar a la gente; algunos tiros para que hubieran algunos muertos por parte de los militares y otros de los estudiantes, para poder decir con claridad que los estudiantes habían disparado y habían generado aquello.

05

Pues esto se destruye con la intervención de un grupo de francotiradores que Echeverría envió (formaban parte del grupo llamado “la Luz” que entre 1967 y 1968 tendría más de veinte mil integrantes) y que además fue filmado con una gran cantidad de cámaras para registrar el suceso (que luego fueron retiradas apenas concluyó la tragedia). Con esto para el 3 de octubre, los militares habían quedado desahuciados para competir por la presidencia; a pesar de lo que los Estados Unidos estaban exigiendo a Díaz Ordaz.

Aquel 2 de octubre están identificados al menos tres grupos: el batallón Olimpia (en parte guardias presidenciales), otro grupo con identificación blanca formada desde gobernación por Fernando Gutiérrez Barrios; integrado por la policía federal, la policía fiscal y la policía hidráulica entre otros y el grupo “la Luz” vinculado al Estado Mayor Presidencial; además del ejército y ninguno tenía claro a qué iba ese 2 de octubre.

En su libro Sergio Aguayo consta que se encontraron más de cien rifles de asalto con mira de precisión en las azoteas que rodeaban la plaza de las tres culturas.

Más allá de los nombres de los grupos que masacraron a los estudiantes de la UNAM, del Poli, de las preparatorias y de las vocacionales, duele ver los videos que fueron revelados recientemente: el bazucaso a las puertas del palacio de San Ildefonso (en aquel entonces sede de la preparatoria el 1) en julio del 68. Las tanquetas embistiendo a los protestantes en el Zócalo en ese mismo año y desde luego los terribles videos de los muchachos siendo asesinados, cayendo tras los impactos de bala recibidos en la tarde del 2 de octubre de 1968, a unos cuantos días del inicio de las “olimpiadas de la paz”, en el estadio olímpico de la UNAM.

Parte intolerancia de un presidente que quiso demostrar que ni la UNAM podía poner en tela de juicio sus decisiones, parte la sucesión presidencial, la injerencia norteamericana y los inminentes juegos olímpicos. Eso y más fueron algunas de las causas que cegaron la vida a cientos de personas, adultos, jóvenes y hasta niños aquella tarde triste del 2 de octubre de 1968. Una acción de la que el PRI nunca se arrepintió y que no ha dudado en repetir: pregunten a los padres de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa.

A cincuenta años del 2 de octubre de 1968, los jóvenes de entonces hoy tienen entre 68 y 72 años. Entonces vivieron el rock y el liberalismo hippie con tolerancia a los negros y la igualdad de las mujeres. La música libertaria de Latinoamérica y la demanda por la libre expresión de las ideas. La irreverencia artística (Monsivais, Jodorovsky, Fuentes, Rius y Cuevas, etc),

La rebelión deportiva: Mohamed Alí y la dependencia de los hidrocarburos.

Por eso 2 de octubre no se olvida… porque está vigente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s