A 42 años del Liza

Por Gilberto Ortega Avilés

Fotos Carlos Ramón Reyes Hernández

Hablar de cifras, oficiales o no oficiales de almas perdidas durante el terrible ciclón Liza, resulta morboso e injusto, ya que ningún número puede representar la mayor tragedia que ha sufrido Baja California Sur. Muchos durmieron tranquilos como lo menciona en su entrevista el Profesor Alberto Nuño García en el año 2000 para el libro “El ciclón Liza, Historias de los huracanes en BCS”, de Elino Villanueva González.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Confieso que yo estaba durmiendo tranquilamente, lo que es algo que contradice lo que mucha gente vivió”, ya que a muchos el pendiente no los dejó conciliar el sueño, afuera los vientos y lluvia golpeaban con fuerza. En un momento que se ubica entre 8:00 y 9:00 pm, de repente se vino un estallido fuerte, un estruendo que muy pocos en ese momento entendían sus consecuencias, en especial los habitantes de la colonia centro.

El bordo construido por el gobierno del territorio años antes arroyo arriba, se había roto al no resistir el empuje de la gran cantidad de agua acumulada por la lluvia “causando destrozos físicos, aun no cuantificados y el número de damnificados no ha sido aún determinado así como el total de muertos, heridos y desaparecidos.
La fuerte avenida barrió con todo: casas, carros, animales, cercos, hombres, árboles, muebles, mujeres, anuncios, juguetes, basuras, niños. Todo lo que encontró a su paso en las colonias populares asentadas de manera irregular en el cauce principal del arroyo del palo, toda la zona afectada quedo plana y limpia como si jamás hubiera existido un arroyo ahí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La obra de contención había sido construida entre los cerros Atravesado y San Juan, para retener y desviar las aguas del arroyo de El Cajoncito hacia la zona de El Piojillo, pues su cauce desembocaba en la red de arroyos que cruzaban la mancha urbana, la justificación de la construcción fue paradójicamente la protección de la ciudad y sus habitantes.

Uno de muchos héroes Olvidados en el ciclón liza.

Víctor Manuel Ferrón, después de salvar a su familia (su esposa y siete hijos) se vio conmovido por los gritos de auxilio de la gente que era arrastrada por el agua, así que arrancó una antena de televisión y logró salvar a varias personas, las cuales lograron resguardarse y pasar el temporal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ferrón amaba mucho la paz, aunque vivió un tiempo en Guadalajara volvió decidido a quedarse a trabajar aquí.

Durante el ciclón logró convencer a muchos de sus vecinos de irse a los alberges así salvando sus vidas, pero la ruptura del bordo, lo sorprendió a él y su familia, pero esto no evitó que salvara a más personas. Desgraciadamente su osadía, le ocasionó heridas en sus piernas, las cuales se le infectaron y después de 6 días de sufrimiento, donde nunca fue atendido debidamente en el seguro social a pesar de que él pedía que lo atendieran o cambiaran de hospital. Así murió uno de muchos héroes de esta gran tragedia.

¿Advertencia sobrenatural?

El fatídico 30 de septiembre de 1976 hubo muchas manifestaciones del fuego de San Thelmo. (Compas #138 año 2001, Acervo revistas del AHPLM)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Alicia Castro tenía 13 años aún estaba en secundaria y vivía por la colonia Olivos, jamás había escuchado sobre la luz de San Thelmo, pero la conoció esa fatídica noche cuando las aguas no solo arrastraban vehículos, árboles y cosas, sino se alcanzaban a observar manos pidiendo ayuda, todo esto tenebrosamente alumbrados por una bola luz, como si se tratara de una luna, ella guardó en su memoria los terrores de esa noche y no lo comentó por mucho tiempo.

Doña Chuyita Ruiz relata que milagrosamente se salvaron, ya que ella, su esposo e hijo pequeño se encontraban de visita en la colonia Chula Vista, al ver que el agua bajaba decidieron regresar, el espectáculo fue aterrador, observando la secundaria Morelos totalmente inundada, con su vehículo casi hasta la mitad de agua, se transportaron desde la calle Jalisco y Forjadores, hasta la 5 de mayo. Intentaron llegar a la calle Abasolo a refugiarse en la casa de sus padres pero les fue imposible pasar, ahí en un montón de autos apilados, donde incluso aún se escuchaban los lamentos de las personas atrapadas, la siniestra luz iluminaba el terrible paisaje, ellos dieron vuelta pero por poco los atrapa el arroyo pero alcanzaron a llegar a su casa donde se dieron cuenta de la magnitud de la tragedia.

La señora clementina Geraldo de Lucero vio también la Luz de San Thelmo, ella se encontraba en El Sargento y observó entre las nubes tres bolas de luz verde azul frente a la Isla Cerralvo (cabe destacar que Isla Cerralvo tiene historial de muchos avistamientos de este tipos de luces según muchos testigos).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Don José Núñez relata el testimonio más impresionante durante el ciclón Liza vio la Luz de San Thelmo. “Era una bola de luz tan intensa que iluminaba toda la casita, y gracias a esta luz del Santo de las desgracias Don Nicodemo Morales pudo sacar una reata de las turbulentas aguas del arroyo a la mujer de Ramón Casillas, y también gracias a esta luz el señor Ferrón, héroe y mártir del ciclón liza donde rescató más de 30 personas, rescatándolas del arroyo saliendo herido con vidrios y piquetes de varilla, luego se gangrenó falleciendo a los pocos días. “Este señor Ferrón es un héroe olvidado.”

La luz de San Thelmo es una advertencia, no es la causa de las desgracias, muchos la atribuyen al patrono de los marineros, otros incluso a otros tipos de seres, pero lo único de lo que estamos seguros es que en caso de verla debemos tomar nuestras precauciones.

Al pasar el desastre se relata que por los sobrevivientes que el panorama era desolador, como si se tratara de una película de terror, incluso la Bahía de La Paz se veía llena de tiburones quienes se alimentaban de los cuerpos que habían sido arrastrados al mar, dejando unas lúgubres aguas teñidas de rojo, en arroyos y en las calles, autos, casas, cosas y personas sepultadas sin duda el más grande horror posible, es quizás por eso que las múltiples apariciones de las luces de San Thelmo se ven minimizadas ante tal horror, 40 años después nos podemos dar a la tarea de recordar todo esto y evitar desastres futuros.

Septiembre un mes trágico en nuestra memoria, quizás nos ponga nostálgicos y tristes, tanta desgracia que nos ha traído este mes, pero afortunadamente en los últimos años solo existen pérdidas materiales en estos hechos. La mejor manera de honrar a esos héroes anónimos como el señor Ferrón que dio su vida por salvar a más de 30, es evitar pérdidas lamentables e innecesarias de seres humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s