Caminando con Doctores

Por Ana Sofía Olivares Lerma

Este verano tuve el privilegio de conocer a dos personas maravillosas que me dieron la oportunidad de cambiar una parte de mi vida. Al llegar a mi casa mi abuela me habló para presentarme a una persona que se quedaría en nuestro hogar por unas cuantas semanas, su nombre era Judith, directora de una escuela de Cabo San Lucas.

1 festejando a Leticia Aguilar

Ese día fuimos a cenar a un restaurant, me cayó muy bien pues es una gran persona y de muy bien corazón. Al día siguiente, conocí al maestro Francisco Lino, ingeniero, quien tiene una escuela de karate, hace prácticas de surf y buceo, y que además toca la guitarra y sabe cantar, es un gran maestro y es una de las personas que han quedado marcadas en mi vida. Yo no entendía a que venían aquí en Ensenada, hasta el día de mi gran problema. Después de una gran semana de verano, y luego de haber agarrado más confianza a estos dos profesores, fui a ver mis calificaciones acerca de mis materias de cuarto semestre de preparatoria, y fue cuando me dijeron que había reprobado un total de cinco materias y no podría hacer quinto semestre hasta el año siguiente.

Sentí que mi mundo y mis ilusiones se venían abajo ya que nunca me había pasado algo así, ahí fue cuando entendí la frase “siempre hay una primera vez”. La primera vez que me dieron ganas de “ponerme las pilas”, tal vez reprobar para mí era algo horrible, pero al fin de cuentas entendí que no era algo malo sino bueno, ya que de una segunda oportunidad se puede aprender. Después de todo no podía quedarme claro que había reprobado, por suerte estaban estas dos grandes personas en mi casa y eran maestros.

Tuve la confianza de platicarles mi situación y lo que me estaba pasando, por lo que el maestro Francisco Lino decidió ir a hablar con el director de la escuela para ver que estaba pasando con mis materias, por lo que el director después de esa plática con el maestro nos dio la esperanza de una oportunidad para continuar mis estudios, noticia que me llenó de ánimos, sabiendo que tal vez tendría una segunda oportunidad de pasar a quinto semestre. Fue ahí donde entendí el propósito de estos maestros, me di cuenta que mi colegio no era solo una escuela, sino un Instituto de Pedagogía Critica y Educación Popular el Instituto Mc Laren. En esa Institución Doctoral tomé cursos una semana seguida con muchos Doctorantes en Pedagogía, y en ese inter me di cuenta que todos ellos tienen grandes expectativas en su vida, especialmente ahora que se van a graduar de Doctores, empezando por la licenciada Judith, la primera maestra que conocí y una de las mejores. Su expectativa, es trabajar invitando a su comunidad Cabo San Lucas a trabajar juntos en el desarrollo y aplicación del sistema de educación, desde lo humano y lo social, considerando que hay formas más flexibles de contribuir a la formación del ser humano. Mi segunda pregunta fue acerca de su proyecto de titulación, que es un “modelo de educación alternativo” para nivel primaria. Al final tuve muchos puntos de vista acerca de este tema, en donde entendí que todos debemos tener la gran oportunidad de ser como ellos y ser mejores cada día hasta llegar a ser personas exitosas. Fue donde decidí empezar a escribir y pensar en mi sueño, que es abrir una escuela guiándome con las grandes personas que se cruzaron en mi vida. Me hice la pregunta ¿Qué pasará después de este curso y de todo esto que han venido a hacer? Por eso fui a entrevistar a los doctorantes y me encontré con la profesora Ruth, y su plan es poner en práctica los elementos aprendidos y ha visualizado, “desprenderme en parte de la alienación en la que nos encontramos, también comentar a mis compañeros la necesidad de observar la realidad e identificar aquello que nos enajena”, por lo que su proyecto de titulación es “Trazar un proyecto por medio del cual conozcan la verdadera Historia de México”;  después me encontré con la profesora Leticia Aguilar, misma que me respondió “poder aplicar el proyecto de evaluación docente en la escuela donde laboro”, propuesto en su proyecto “La evaluación docente interna como una estrategia para la formación continua y la mejora de la práctica”.

2 con los doctores, luminarias de la educacioìn.

También tuve la curiosidad de hacerle esta pregunta a la licenciada Liliana Villalobos, para quien su proyecto será encaminado a proponer huertos urbanos para lograr abatir el hambre que padece la comunidad rural de donde es originaria.

Para la profesora Jimena Pérez es importante el rescate de la identidad cultural del municipio de Los Cabos B.C.S. por lo que su expectativa es “verla transformada en saberes para la vida”.

En este curso también conocí personas de otros estados entre ellos al ingeniero Marco Peña, de Cherán en Michoacán y me dio la curiosidad de hacerle la misma pregunta que a los demás, ya que esta era su tercera experiencia de verano en Ensenada. Al llegar a su escuela seguirá aportando en la consolidación de mejores seres humanos, por lo que su proyecto de titulación es la apertura de un Instituto que apoye los procesos de crecimiento de las personas en los ámbitos materiales y espirituales, alumnos, padres de familia, y ciudadanos. También me tocó entrevistar a otro profesor de Cheran, Noé a lo que su respuesta me llamó la atención ya que fue muy expresiva: “Mi expectativa en mi escuela y comunidad es continuar con los proyectos que llevo a cabo, desde la práctica de una Pedagogía Critica, emancipadora. Proyectos de práctica desde el aula, la escuela y la comunidad en beneficio de la formación docente (trabajo en escuela Normal) contribuir a la transformación desde cada espacio donde me toca participar. A veces como docente, a veces como militante político, a veces como responsable del área de difusión cultural. Desde la otra edad y alteridad”.

Con esto terminé mis preguntas y llegué a muchas conclusiones, entre ellas, llegar a ser cada vez mejor en la vida sin importar las circunstancias, no tener límites, ni miedo al éxito.

Pero me faltaba la intervención del ingeniero Francisco Lino, pues da clase en una escuela Bachillerato de actividades recreativas, es escritor, poeta, loco, cantante, y profesor de karate, así que le pedí el nombre de su proyecto (“Karate como una alternativa para el buen vivir”), y me explicó que él quiere comprobar en términos científicos los beneficios que este arte marcial tiene para sus practicantes.

Sofía, actualmente estudio cuarto semestre en el Colegio Benito Juárez de Ensenada, B.C.

En mis tiempos libres me gusta tocar la guitarra y escuchar música instrumental, especialmente violín.

3 convivio en un rato de descanso en casa de Luz

Se hacer exquisitas pizzas, pasta italiana, alitas de pollo y muchos platillos más ya que me apasiona mucho la cocina. Y también a veces canto, me gusta mucho hacer reír a la gente y vivo con mi abuela Luz María.

Mi proyecto de vida empieza con decidir por una carrera, ya sea estudiar una licenciatura en idiomas, veterinaria, gastronomía o maestra para poder abrir un colegio propio y graduarme, para poder llegar a ser reconocida algún día.

Su historia habla por sí sola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s