Un PRI desmoronado

Por Alejandro Barañano

panteon delpri

Bien dice el dicho que la tercera es la vencida, y así fue para el virtual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, también parece que será para el PRI con su tercera derrota devastadora en su haber.

Recordemos que en el año 2000 entregaron la Presidencia de la República con el entonces candidato del PAN, Vicente Fox Quesada; esa fue la primera derrota por la “grande”. La segunda ocasión fue en el año 2006, cuando repite Acción Nacional pero ahora con Felipe Calderón y en esa elección pasaron a la tercera fuerza política.

La mala racha habría terminado en el año 2012 con un Enrique Peña Nieto carismático, y como candidato que regresó al PRI a Los Pinos, pero ahora los mismos priistas lo señalan como el culpable de la catastrófica derrota del pasado día primero de julio.

Y es que perdieron todo, la Presidencia de México, la Cámara de Diputados y Senadores, todas las gubernaturas en juego y los congresos de los estados, en pocas palabras, fue la peor derrota de la larga historia priista. El mensaje de la ciudadanía fue claro y fuerte, los querían fuera del poder.

En estos momentos el debate en el interior del PRI es reconstruir el partido que quedó en ruinas en la pasada elección, pero entre este debate está la posibilidad de cambiar de nombre, logo e incluso imagen.

No cabe duda, todo es necesario tras la derrota que sufrieron y por eso amerita una reestructuración total. Hay grupos que se oponen al cambio de nombre del partido, otros afirman que es la única manera.

El pasado primer domingo de julio la ciudadanía salió a votar en contra del PRI, había hartazgo, rechazo al actual gobierno del priista Enrique Peña Nieto, más causas: el gasolinazo y las constantes noticias de corrupción de miembros del tricolor.

Es cierto que hubo un tsunami llamado López Obrador, pero no todo el mérito es del líder de MORENA, también influyo el alto rechazo al PRI, la gente salió a votar para sacarlos del poder, y si no lo ven así desde la cúpula hasta su militancia, entonces no aprendieron del descalabro del pasado primero de julio.

Entre las preguntas que se deberían hacer en el PRI es desde cuándo no eligen candidatos por consulta a la base, o cuándo fue la última vez que los militantes eligieron a su dirigente nacional y a los presidentes del partido en los estados.

Y ante ello valdría la pena recordar que el nombramiento efímero de la “líder tricolor”, Gabriela Cisneros Ruíz, no fue más que un circo y teatro bien montado para despistar la nula unidad interna que tanto se comentó y que nadie creyó que había, aun cuando se aseguró una y otra vez que no concluiría la enmienda al frente del PRI.

Bien reza el refrán popular: “Más sabe el diablo por viejo, que por diablo”, y es que el trabajo de Gabriela Cisneros Ruíz nunca se vio reflejado en hechos contundentes para la posteridad, y si a eso le sumamos el fallido plan B para salir por la puerta de atrás siendo nombrada candidata a diputada federal plurinominal, le quedarán muchas cuentas por rendir en la entrega recepción del partido.

La protegida de Isaías González Cuevas no ha hecho otra cosa más que estar escondida tras bambalinas y con un bajo perfil, oculta de las cámaras, de la militancia y de la prensa. Y así ¿cómo?

Se la pasó desaparecida todo el mes de julio, no

obstante que el día 2 de ese mes se dio el tiempo para compartir un vago mensaje en su perfil personal de Facebook llamando nuevamente a la “unidad y esperanza“, con la fiel promesa de “mantenerse vigilante” del trabajo que realizará la nueva administración que encabeza el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Por ello están llamando poderosamente la atención el inmenso número de rumores que corren a su alrededor, el principal de ellos que sentencia que el tiempo de Gabriela al frente del PRI está contado, e incluso ya se habla de un nuevo nombramiento para ocupar su cargo en favor de Ernesto Álvarez Gámez, un hombre de la muy vieja guardia priista y que conoce al derecho y al revés lo poco que queda de ese partido como la obsoleta administración del mismo.

Al PRI en calidad de urgente deben sacarlo de las ruinas en las que se encuentra si es que realmente se plantean ganar algún cargo de elección popular en los comicios del año 2021, por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s