Entre reyes chiquitos y los gobernadores sombra

Por Jesús Sánchez Martínez

portada carticatura

Todavía no toman posesión y ya andan de mírame y no me toques.

La figura de los coordinadores estatales de programas de desarrollo que sustituirán a los delegados de las dependencias federales ha generado más dudas que certezas por la amplia gama de poderes metaconstitucionales que tendrían a su disposición, y que a la larga, sin prejuzgar, los podría convertir en una especie de reyes chiquitos.

Lo que queda claro es que estos 32 nuevos súper funcionarios serán representantes directos del Presidente de la República en los estados y que sus funciones deberán quedar perfectamente definidas para evitar algo más grave, que se transformen en una pesadilla.

“Como que exageran los expertos en puntos de vista de El Rincón del Chamán”, podrían argumentar los creativos del diseño de estas figuras de la próxima administración pública, pero la primera reacción de gobernadores fue de alarma por los riesgos que implica para el pacto federal.

Las funciones de los súper coordinadores aún no están definidas pero pueden enunciarse algunas de éstas, aunque todo depende de que se establezcan atribuciones y límites, antes de una reforma constitucional. Tome nota.

*Serán representantes directos del Presidente de la República ante los estados y municipios.

*Actuarán como  puente entre estados y la Federación para negociar y determinar los fondos federales en el PEF.

*Serán el vínculo entre las secretarías de Estado y los órganos desconcentrados con los estados y municipios.

*Gestionarán apoyos federales y vigilarán su aplicación.

*Darán seguimiento al uso de los recursos públicos de gobernadores y alcaldes.

*Evitarán que los recursos públicos se desvíen con fines electorales.

*Actuarán como fiscales anticorrupción y auditores estatales y municipales.

*Tendrán una relación directa con entidades de seguridad nacional como la Defensa y Marina en cada entidad.

*Además tendrán relación directa con la Secretaría de Seguridad Pública (cuya iniciativa podría enviar @EPN al Congreso), la Fiscalía General de la República y otras entidades del mando único.

Esto para empezar.

Nada más falta que organicen kermeses y rifas.

Como se aprecia, este modelo acentúa el centralismo y le da mayor fuerza al presidencialismo que ha caracterizado al sistema mexicano por los siglos de los siglos.

Todos se les cuadran

Son muchas las preocupaciones que han surgido desde que se hizo este anuncio en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), éstas son algunas.

*Serán algo así como gobernadores sombra.

*Que en su gran mayoría los coordinadores son fuertes prospectos a convertirse en candidatos a gobernador.

*Muchos de los coordinadores han sido candidatos perdedores de elecciones para gobernador y esto anticipa relaciones tormentosas a nivel estatal, por aquello de los rencores y resentimientos políticos.

*Los coordinadores tienen derecho a picaporte. Las llaves celestiales de Palacio Nacional.

*Gobernador o alcalde que no quiera alinearse, no tendrá la gracia de ya saben quién.

Pero el punto de mayor preocupación -dados los perfiles que ya se conocen- tiene que ver con el centralismo en el tema de la seguridad, pues se sabe que los coordinadores están dando por descontado que generales y almirantes se les tendrán que cuadrar. Eso dicen. Y como decía el filósofo Enaine: puede que sí, puede que no, lo más seguro es qué quién sabe.

Algunos datos de interés: Al menos en diez entidades 8 coordinadores fueron candidatos perdedores en elecciones para gobernador y dos para alcaldías.

Además 19 de los 32 coordinadores desempeñan cargos directivos en Morena, todavía son líderes estatales.

Gobernadores sombra

Aunque dirán que no, pero los casos más emblemáticos que le han quitado el sueño a los gobernadores en funciones son el Estado de México con Delfina Gómez; en Jalisco con Carlos Lomelí; en Nayarit, Miguel Ángel Navarro, dos veces candidato; en Puebla, Rodrigo Abdalá, particular de Manuel Bartlett se quedó con las ganas de ir como candidato pues le ganó la mano Miguel Ángel Barbosa, y se le fue; por Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, fue candidato perdedor en 2015 y en Yucatán el ex panista Joaquín Díaz Mena la jugó por los albiazules en 2012 y en 2018 por Morena, pero ambas las perdió.

Otros casos que destacan son los de Morelos, que si bien la entidad la ganó la coalición encabezada por Morena, el coordinador es un ex perredista que tuvo intenciones de buscar la gubernatura; en Sonora el coordinador compitió por la alcaldía de Hermosillo y en Tamaulipas el cuñado del gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca, José Ramón Gómez Leal (alias el JR) compitió como independiente por la alcaldía de Reynosa, pero se le esfumó.

En el ojo del huracán

La efectividad política de los coordinadores de ya saben quién se pondrá aprueba en 2019 cuando se realicen elecciones en cinco entidades del país, aunque la renovación de gobernador solamente ocurrirá en Baja California y el ganador será electo por un periodo de dos años para incorporar a la entidad a las elecciones concurrentes de 2021. También se votará por los cinco alcaldes y el Congreso estatal. El panista Francisco (Kiko) Vega de Lamadrid, es el primer experimento de Morena.

También se realizarán comicios en Aguascalientes, para renovar las 11 alcaldías; en Durango se votará por 39 nuevos presidentes municipales; en Quintana Roo y Tamaulipas renovarán sólo el Congreso.

En Baja California la atención del manejo administrativo y político quedará a cargo de Jaime Bonilla, ex líder estatal de Morena; otro ex líder es Aldo Ruiz ahora coordinador en Aguascalientes; Enrique Novelo en Durango; Arturo Abreu, ex delegado de la Profeco y JR en Tamaulipas donde confrontará a su cuñado.

Un mundo raro

Los gobernadores, en funciones y electos, están que trinan y ya les pintaron raya a los coordinadores. En Jalisco, Enrique Alfaro no anda feliz con su triunfo porque tendrá a su rival en las  urnas como coordinador. La jugada es digna del doctor Cerebro. Y ve venir un poder por encima de los establecidos, metaconstitucional, pues.

Alfaro declara su ánimo de colaboración con ya saben quién, pero no aceptará intermediarios. Eso pinta muy mal.

A estas duras críticas se han sumado las de Javier Corral quien ve que se suplantará la soberanía de los estados y reclamó que AMLO ofreció acabar con el uso político del presupuesto; las de Jaime Rodríguez (el Bronco) quien calificó la figura como idiotez; la Coparmex advierte riesgos de una involución en la solidez del federalismo.

El gobernador de Aguascalientes Martín Orozco Sandoval, considera que “operativamente es imposible” el desempeño de los nuevos coordinadores; mientras en Zacatecas los Monreal, vía Verónica Díaz Robles (particular de David Monreal) y ya se convirtió en la pesadilla de Alejandro Tello Cristerna.

Y como para que no quede duda de qué lado masca la iguana, JR el cuñado del actual gobernador de Tamaulipas no descarta que vendrán los tiempos en los que el partido (Morena) haga sus encuestas, “ya veremos que pasa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s