Don Francisco Ojeda Arce, Personaje histórico de Sudcalifornia

Don Francisco Ojeda Arce.

(1955-2018) 

1

Arq. Eugenio Santa Cruz Henríquez

Tal vez su nombre no lo encontraremos en los libros de Historia Regional de Baja California Sur, tal vez jamás se le rinda un homenaje como se merece o tal vez nunca veremos sus restos en la Rotonda de los Sudcalifornianos Ilustres.

Sin embargo, este personaje histórico de Sudcalifornia fue sin duda un comprometido con su tiempo y con su tierra Baja California Sur. A él le debemos el resguardo por más de 31 años de las Pinturas Rupestres de la Sierra de Santa Martha en el Municipio de Mulegé, B.C.S.

Valga este reconocimiento a quien dio los mejores años de su vida en pos de este Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Don Francisco Ojeda Arce nació el 09 de Febrero del año de 1955 en el pictórico poblado de San Francisco de la Sierra, Municipio de Mulegé.

En el Rancho Santa Martha, la comunidad donde pasó la mayor parte de su vida, está ubicada en la parte más alta de la Sierra, a horas a lomo de mula saliendo de San Francisco y a una hora en vehículo por una brecha cercana al ejido Alfredo V. Bonfil, en la parte más aislada y agreste del Estado, zona serrana en donde las condiciones de marginalidad, miseria y atraso han orillado a algunos pobladores  hasta a vivir en cuevas.

Don Francisco Ojeda Arce fue hombre fuerte, sencillo y trabajador, de ojos claros y barba blanca recortada en forma de candado, ágil jinete y cabal en su trato, su tesón de salir de los problemas cotidianos con la frente en alto, le dieron certidumbre y brillo a su prolífera vida.

El cariño a la tierra que lo vio nacer y el aprecio que siempre le promulgó, dejaron huella imborrable de un quehacer que debemos reconocerle, y de un trabajo celoso por velar nuestro Patrimonio Histórico.

2

Guardián escudero de nuestras Pinturas Rupestres por más de 31 años, llenos de esfuerzo, dedicación y responsabilidad, lo colocan en el pedestal más alto de una vida poco conocida por los Sudcalifornianos, por ello esta colaboración tiene esa intención: reconocer al Sr. Don Francisco Ojeda Arce como un ser humano ejemplar y comprometido, un sudcaliforniano bien nacido y personaje de una sola pieza, que vivió su vida de auténtico ranchero sudcaliforniano, y que amó profundamente el Arte Rupestre peninsular.

Con 27 años de feliz matrimonio con su apreciable esposa Doña Lorenza Simona Rodríguez oriunda de Cd. Madero, Tamaulipas, el destino los unió algún día de esos que les marcaron sus vidas, se conocieron en la población de Guerrero Negro B.C.S. donde Doña Lorenza Simona trabajaba en una carnicería, y él ya trabajaba de custodio del Arte Rupestre.

Ese encuentro de amor perduró por 27 años hasta el lamentable deceso de Don Francisco el día 18 de Febrero del 2018.

La tarea de custodia compartida con su familia en el Rancho de Santa Martha, Don Francisco emprendió con la autorización del entonces Delegado del I.N.A.H. Lic. Jorge Amao Manríquez la custodia de ese riquísimo Patrimonio artístico insular, compartiendo con Amao Manríquez una entrañable y sincera amistad que los unió para siempre en el amor que ambos sentían por el milenario Arte Rupestre Sudcaliforniano.

Su tarea trasciende con el reconocimiento que los habitantes de poblaciones aledañas y de otras partes de México y del extranjero ubican a Don Francisco Ojeda Arce como un ser excepcional, sincero, sencillo, buen padre y esposo.

3

Como buen ranchero Sudcaliforniano, gustaba de su comida favorita: las tortillas de harina con machaca, café de talega con queso de chiva y dulce de pitahaya; era de buen comer.

Silbando su canción favorita “La estrellita marinera” que a diario le acompañaba a sus quehaceres cotidianos, y con radio-comunicación en mano, mantenía el control de entrada y salida de la Sierra de turistas que de todo el mundo llegaban a admirar los muros rocosos rupestres, siempre al pendiente, en su rancho de Santa Martha construyó su modesta casa a base de madera y últimamente de 2 cuartos de material donde resguardaba celosamente reliquias pétreas y enseres que marcaron su vida, el Arte mobiliar que protegió y resguardó de manos ociosas desde siempre hasta su fallecimiento.

Meses atrás su casa convertida museo, fue arrasada por un voraz incendio y se pierde un gran legado de su historia.

Se desconoce el paradero de los petroglifos y enseres que hubo en ese modesto museo que según se dice fueron recuperados por una Arqueóloga del I.N.A.H. de apellido Lucero.

Desde su niñez, Don Francisco Ojeda Arce había conocido perfectamente la Sierra Mulegina, sus vagancias de infante y andares de vaquero y agricultor siendo adulto, lo llevaron a conocer, amar y cuidar esas agrestes geografías, se transportó en los lomos de su caballo “El Palomino”, y conoció palmo a palmo la ruta milenaria de los antiguos Californios que lo encaminaron a encontrar su verdadera vocación: la protección por siempre de las obras inmortales del Arte Mural indígena.

Conocerlas, le cautivó su interés y responsabilidad de proteger y difundir los tesoros artísticos más grandes e importantes que tiene México a nivel mundial: las Pinturas Rupestres de la Sierra de Santa Martha en el Municipio de Mulegé B.C.S. México.

En justo reconocimiento a ese amor al Arte Rupestre, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, contrató a Don Francisco Ojeda Arce en Octubre de 1987 por su amplio conocimiento y por la defensa del Patrimonio Cultural de la región, incluso desde antes de que fuera declarada por la U.N.E.S.C.O. como Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 1993.

Francisco Ojeda hizo suyas esas reliquias para su cuidado y preservación hasta nuestros días. Por ello la sociedad en general, las Autoridades y la comunidad artística estaremos en deuda con él.

Sea este pues, un modesto reconocimiento al hombre que supo interpretar el valor artístico y cultural milenario de nuestras Pinturas Rupestres de B.C.S.

Agradezco a su esposa Sra. Lorenza Simona Rodríguez la amabilidad de confiarme datos y pasajes de la vida ejemplar de su esposo Don Francisco Ojeda Arce, al que calificó como un ser bueno, buen padre y comprometido con su trabajo.

Don Francisco Ojeda Arce.

1

Un comentario sobre “Don Francisco Ojeda Arce, Personaje histórico de Sudcalifornia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s