Simpatía por el diablo

Por Ángel Cu Ambriz 

Para cuando el distinguido lector tenga en sus manos esta edición, probablemente ya haya transcurrido el segundo debate presidencial, las preferencias se estén definiendo y muchos; que digo muchos ¡Muchísimos! Estarán respirando con más tranquilidad; desde miembros del gabinete actual, hasta el funcionario de menor jerarquía delegacional.  Desde los mega inversionistas, hasta los beneficiarios del inspector municipal. Desde los potentados de las señales digitales hasta los que publican diez hojas de adulación gubernamental.

Simpatía por el diablo,

El asunto es que la sentencia reza: “más vale pájaro en mano que ciento volando”; reducido a una palabra: CONFÓRMATE. Así nos ha educado institucionalmente la tradición cultural latinoamericana.

Todas aquellas sociedades que sufrieron un largo período de colonialismo cargan una pesada loza ideológica que limita una reforma socio política más equitativa para su comunidad (o para que no se rasquen las vestiduras los convencionalistas, usaré el término democrática), son democracias en cierne.

El demócrata funcional actual, dista enormidades del concepto original, pues se ha convertido en el término más prostituido de la jerga política. Lo aplican por igual monarquías representativas, imperios económicos, socialismos representativos y desde luego nuestras frágiles y corruptas estructuras políticas latino americanas.

Ya ha sido filtrado por diversos medios: las empresas e intereses internacionales ya no permitirán otro Evo Morales, Kirchner, Lula da Silva o José Mujica.  Fueron el sacrilegio que permitió que sus pueblos progresaran… ¡Y eso es un atentado contra el stablishment!

Hasta el legado de Barak Obama ha sido utilizado por el alebrije llamado Trump, quien se adjudica cómodamente los beneficios que permearon desde la pasada administración.

No hay peor atentado que pretender afectar los beneficios de las trasnacionales; populista es denostación, mientras democracia funge de cortesana del poder económico rindiendo sin empacho a la educación, y la explotación de los recursos naturales de las naciones al capricho de los “inversionistas”… ¡No los vayan a espantar!

Los escándalos de desvío de dinero en nuestro país, se cuenta por miles de millones aquí, miles de millones allá. Algunos son desvíos comprobados, otras son “observaciones”; pero son indicadores de que algo no anda bien.

Tenemos temas trascendentales como el aeropuerto, que con sustento de especialistas ha sido criticado, la ley de seguridad interior, que carga un costal se señalamientos de organizaciones internacionales de gran prestigio, la ONU entre otras. La llamada “Ley chayote” que saca una urticaria peor que jejenes al atardecer en Balandra; porque no hay gobierno del color que sea que no se beneficie de los medios de comunicación. Y para la población no hay peor ofensa que ver en una imagen de media página el rostro de quien prometió y no ha cumplido.

El filósofo, sicólogo y siquiatra chileno Claudio Naranjo Cohen, sufre por el empecinamiento que tiene la sociedad moderna en establecer una educación funcionalista (servilista). Aquí es donde los negocios educativos se carcajean (ITAM, Tecnológico de Monterrey, etc.), sin embargo los más grandes pensadores y científicos de tiempos recientes no han resultado de la formación educativa que nos quieren meter hasta por enema.

Los minusválidos requieren atención especial insisten; pero fue un cuadraplégico (Staphen Hawking) quien ha entendido más que nadie los misterios del universo, optimizando su situación personal.

Obtén buenas calificaciones presiona el sistema; pero fue Einstein quien logró cambiar la historia de la física.

Mientras nuestro país fracasa con la reforma educativa con resultados cada vez más pobres según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE): Organización intergubernamental que reúne a 34 países comprometidos con las economías de mercado y con sistemas políticos democráticos, que en su conjunto representan el 80% del PIB mundial; millones de talentosos artesanos viven en pobreza.

Por estas y otras muchas razones, las elecciones de julio en nuestro país, son asunto de enorme importancia, como para andar cerrando los ojos a los asesinatos, a la farsa del presente sexenio, a la voracidad de los mercados financieros y a la entrega de nuestros recursos naturales al “mercado” global.

A nivel mundial, nunca como ahora, la democracia ha desencantado a tanta gente.

Las coaliciones que se conformaron es cierto que son cestos de faquires indús, con cobras y víboras de todo tipo; nada bueno podría surgir de allí, pero de que hay que cambiar a profundidad muchas cosas; no cabe duda, y si dichas coaliciones llegaran a funcionar para ello; bien valió el esfuerzo.

Cuando nacemos rompemos un ciclo, cuando nos unimos con alguien, cuando obtuvimos nuestro primer trabajo; hasta cuándo vamos al cine, no vamos a ver algo que nos mantenga en el estado que arrastramos del trabajo; vamos a ver algo que rompa la inercia, para reir, para emocionarnos; hasta para asustarnos, para cambiar aunque sea por un rato nuestra actitud.

Tal vez sea buena idea bajarnos cada día por un lado distinto de la cama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s