La labor de un legislador, y Francisco Pelayo, ya lo sabe

Por Bertoldo Velasco Silva

Muchas de las veces, aquellos que resultan ser candidatos a legisladores sean locales o federales que lanzan los partidos políticos a la contienda electoral, cuando van en busca del apoyo ciudadano para ganar las elecciones ignoran realmente la función a desarrollar en su respectiva Cámara de Senadores, de diputado o del Congreso local, y ofertan lo que les viene a la cabeza y hasta en ejecutivos se convierten en ese momento con tal de convencer al pueblo de que les resolverán sus problemas o sus necesidades, cuando en realidad son normativos, es decir, se dedican a reformar o hacer leyes e inciden en el presupuesto destinado a los gobiernos en turno, pero nunca se dedican a planear obras o mandar hacerlas.

f-1

Hemos observado cómo algunos candidatos al senado, a la diputación federal o al Congreso del estado, con tal de ganarse la voluntad ciudadana, les prometen hasta lo que no, con tal de lograrlo, y es ahí, donde engañan al pueblo. Pueden, por su representatividad, realizar gestiones ante los gobiernos en turno sobre una gestión, acelerar los procesos, dependiendo si son afines al mismo partido, pero no son ejecutores.

En este sentido, vemos como Francisco Pelayo Covarrubias, quien ya fue diputado federal, en su andar por el territorio sudcaliforniano ha mantenido una oferta coherente a la labor que desempeñará, en caso de ganar las elecciones el próximo primero de julio, abanderado por los Partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática, y de Movimiento Ciudadano, como candidato al senado de la República, como la de combatir o dar marcha atrás a la Ley de Biodiversidad para evitar la minería tóxica y la explotación de áreas protegidas que tanto dañará a nuestro estado; o como la de defender las áreas naturales protegidas del estado para conservar su riqueza natural y la biodiversidad, o el de legislar para lograr una zona exclusiva de 12 millas náuticas del litoral para la explotación exclusiva de los pescadores ribereños, entre otras cosas.

f-2

Estas, son de suyo responsabilidad de los legisladores que tienen que elaborar o reformar las leyes respectivas para que el ciudadano, no solo de un estado sino del país, les beneficie. Por ello es difícil que un candidato a senador, a diputado federal o a diputado local, tengan una amplia respuesta ciudadana, pues no pueden ofrecer lo que no está en sus manos atender como lo haría un Ayuntamiento o un gobierno estatal.

Sin embargo, Pelayo Covarrubias tendrá una gran ventaja sobre sus adversarios de otros partidos políticos que buscan el mismo cargo, cuando en sus manos está, eso sí, una vez en el senado, resolver algunas necesidades apremiantes de la población que visitó en esta campaña electoral, pues contará con el respaldo de los gobiernos municipal -en este caso si ganan los candidatos de su partido en los cinco municipios- y estatal, para gestionar las demandas que recogió en estos casi 90 días y obtenga una respuesta favorable a su gestión política.

Por lo pronto, ya confirmó su rechazo total a la minería tóxica que otros candidatos abanderan o que esconden para no verse afectados y verbalmente la rechazan, aunque por dentro saben que quieren ganar para atraer a las empresas mineras canadiense al estado para la explotación del oro, no importándoles acabar con la fauna y flora, así como contaminar los mantos acuíferos de la Biosfera Sierra de La Laguna, principal bastimento de agua potable para las poblaciones de La Paz y de Los Cabos.

f-3

En esa labor que ha venido desarrollando Pelayo Covarrubias, tocó el norte del estado, donde se reunió con todas las comunidades pesqueras de la Pacífico Norte, en donde les dijo que seguirá luchando desde el senado, para lograr una zona exclusiva de 12 millas náuticas de litoral para los pescadores ribereños, al proponer rescatar una iniciativa que él propuso como diputado federal, ajena a los intereses de los verdaderos hombres del mar, la cual en su momento, fue rechazada. Explica que el 40 % de las pesquerías las desarrollan los pescadores ribereños, y es justo aclaró, que las aprovechen y no que otros saqueen nuestros mares.

Referente a las áreas naturales protegidas que tiene el estado, como la zona del Vizcaíno y de la Sierra de la Laguna, fue muy claro que defenderá esta riqueza natural y reiteró su compromiso de ir en contra de la Ley de Biodiversidad la cual pretende permitir a empresas privadas, la explotación de los recursos naturales. Al respecto dijo que la reserva Biosfera del Vizcaíno, es fuente inagotable de recursos naturales como su región agrícola, la segunda salinera más grande del mundo, hogares del Borrego Cimarrón y cuna de la ballena gris.

“Toda esta riqueza natural, es patrimonio natural y orgullo de los sudcalifornianos, pero también, fuente de ingresos y bienestar de miles de familias del norte del estado, por ello la debemos proteger y conservar”.

En su recorrido por la geografía estatal, Pelayo Covarrubias ha sabido granjearse la confianza de la ciudadanía y ha encontrado el respaldo a su proyecto político rumbo al senado de la República, y en ese peregrinar ha escuchado a la población quien le expone la problemática, sus necesidades, pero su principal función, de ganar el proceso electoral del primero de julio, será legislar, y en ese sentido sus propuestas han permeado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s