Parques y plazas públicas, atendidos, ayudan a disminuir la violencia y actos delictivos

Por Bertoldo Velasco Silva

Las plazas públicas, parques, jardines de una ranchería, poblado en el medio rural o en las colonias de las urbes citadinas, son un espacio público que representa un punto de encuentro de niños, jóvenes y adultos, de familias para la recreación, de esparcimiento, descanso y la sana convivencia, y también, como un mecanismo para fomentar el deporte y las buenas costumbres que nos permita a la sociedad, alejar a nuestros hijos del ocio, la vagancia y la delincuencia, y por qué no decirlo, opciones que contribuyan a elevar nuestra calidad de vida, para Vivir en Paz.

¿Qué necesitamos los padres de familia para lograr estos cimientos de una sociedad progresista? Que esos espacios estén en condiciones de utilidad, que cuenten con las luminarias suficientes, que estén rodeados de vegetación, las sombras o techos necesarios, una pequeña cancha deportiva, bancas suficientes, y eventos sociales, culturales y artísticos que nos inviten a las familias del entorno acudir con la alegría que nos identifica, y sobre todo, contar con la seguridad de sentirnos protegidos, de tener la confianza de que al acudir a un lugar como estos, vamos a disfrutar de los momentos y ratos que nos permite el trabajo de la oficina o del hogar, donde los padres y los hijos estrechen y refuercen esos lazos familiares y de amistad.

En este sentido, podemos decir que muchos de esos espacios, ya cuentan con esa recuperación, de 31 de 52 existentes en el estado, el gobierno estatal, para fortuna de las familias sudcalifornianas, ya han sido rehabilitadas y a los cuales han llevado actividades culturales, deportivas y artísticas mediante el programa de Vivir en Paz, que con este precisamente, se contribuye a reforzar las tareas de combate y prevención de la violencia social, y como lo escribimos líneas arriba, permite mantener a niños y jóvenes alejados de situaciones que afecten su porvenir, al contar con lugares que abonen a su superación y desarrollo, como lo son estos espacios donde pueden practicar diferentes deportes y disfrutar de los juegos infantiles en el caso de los más pequeños.

De esas plazas, parques y jardines ya recuperados por las instancias gubernamentales, muchos cuentan con luminarias suficientes, con lo cual se brinda seguridad a los habitantes del entorno de cada uno de ellos, cuentan con juegos infantiles, una cancha de basquetbol infantil y otra de futbol sala con pasto sintético, así como ejercitadores para los adultos.

Anteriormente, estos espacios pacerían centros operativos de la delincuencia, donde un niño, un joven o una familia no podían disfrutar de ese parque o jardín, destinado a su esparcimiento, por eso el gobierno del estado le apostó a su recuperación y devolvérselo a la ciudadanía, como una estrategia efectiva para vivir en paz, pues no se trata solo de rehabilitarlos y equiparlos, sino de ofrecer en ellos diferentes actividades y opciones que dignifiquen a las familias sudcalifornianas y abonar a su progreso, pero sobre todo, que los impulsen a tener un buen presente y un mejor futuro.

Sin embargo, no solo el gobierno debe recuperar esos espacios, también deben hacerlo las familias que viven a su derredor, cómo, acudiendo a ellos, aprovechándolos, haciendo uso y disfrute de sus instalaciones deportivas, de sus juegos, para convertirlo realmente en un centro de reunión familiar, pero sobre todo, para cuidarlos y mantenerlos en condiciones para nuestros hijos, para nuestros jóvenes.

Para reforzar esta recuperación de espacios públicos en cuanto a las medidas preventivas, es necesario realizar campañas de prevención de situaciones de riesgo dirigidas y diseñadas para maestros, estudiantes y padres de familia para advertirles sobre actos delictivos.

En este sentido, existe el programa “Platicas preventivas”, que de acuerdo a estadísticas en el 2017 fueron atendidos 17 mil 415 alumnos de los niveles educativos de primaria, secundaria, media superior y superior de escuelas públicas en cuatro de los cinco municipios del estado: La Paz, Los Cabos, Loreto y Mulegé.

Este programa de “Platicas preventivas”, el cual depende de la Procuraduría General de Justicia del Estado, busca que los alumnos de todos los niveles educativos en la entidad, eviten involucrarse en conductas de riesgo que afecten su salud física y mental, ya que se abordan temas estratégicos como el uso seguro de redes sociales, prevención de abuso sexual y acoso escolar, violencia en el ámbito familiar y conductas de alto riesgo en el entorno social.

Estos programas preventivos al igual que la recuperación de parques, plazas y jardines públicos, revisten importancia tal, que los índices delictivos han ido a la baja de manera considerable, por lo que también, es importante aquellos trabajos que se hacen mediante el programa “Casa segura”, en el cual quedaron integrados 22 comités vecinales y en 41 colonias a 17 mil 376 personas recibieron información para prevenir delitos y realizaron actividades para promover la integración, participación y unidad vecinal.

Por ello creemos que para el presente año, este tipo de programas preventivos contra la delincuencia y la vulnerabilidad social, podrán alcanzar a 70 mil personas de todo el estado, lo que permitiría aún más, reducir la comisión de delitos.

Un comentario sobre “Parques y plazas públicas, atendidos, ayudan a disminuir la violencia y actos delictivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s