Estamos a punto de caer en el abismo

(Ni un paso atrás) 

Como mexicanos ¿qué tan grande serán nuestros pecados que por más que nos precipitamos al vacío seguimos cayendo más y más profundo? ¿Qué nunca llegaremos al fondo?… si es que existe.

Por el Piloto Aviador Enrique A. Guerrero Osuna

“Todo lo que ocurre, desde lo más grande a lo más pequeño, ocurre necesariamente”.

Eso es “fatalidad” según Arthur Schopenhauer.

Marzo 2018.  Para el ciudadano mexicano común y corriente, más corriente que común, la situación actual de nuestro país parece una mala pesadilla de la cual no podemos despertar, vaya usted a saber desde cuándo andamos en estos trotes de las furias desatadas del infierno sobre nosotros. Unos dicen que desde la conquista, por culpa de los españoles andamos cómo andamos, otros que desde la independencia, algunos otros más benévolos le echan la culpa a la Reforma y la llegada de los ritos masónicos, que no satánicos. Otros que desde que don Porfirio se sentó en la silla nos fuimos de cabeza, luego llegaron los revolucionarios echando tiros y nos fue como en feria. Pero he aquí que llegó el PNR a salvarnos, para luego convertirse en PRI y recetarnos más de 70 años de “progreso estabilizador” (lo que eso signifique), un solo partido, un solo hombre fuerte primero por 4 y luego por 6 años, y otra vez nos desbarrancamos. Llegó y experimentamos la alternancia del poder y más o menos capoteamos el temporal, pero volvimos a caer en los mismos errores, le dimos cabida a una cohorte de funcionarios a cual más de inepto, pero eso sí, muy listos para acabar con el presupuesto. (Acuérdense del dicho: “primero muertos que regresar presupuesto”).

estamos

Jamás, desde que tengo uso de razón se había visto tal grado de corrupción como en los tiempos que corren, y debo aceptar que el enunciado anterior muy bien pudo haber sido referido en los tiempos de la Colonia, del Porfiriato, del Maderismo, del Carrancismo, del Obregonismo y tantos y tantos “ismos” más per secula seculorum. La corrupción mexicana es atemporal, existe desde siempre. Los mismos problemas se pueden percibir leyendo el “Hijo del Ahuizote” durante la revolución, el Excélsior de los 20es, el Universal de los 40as, el Heraldo de los 50as, el Reforma de los 90as, etc., etc. Sin fallar encontramos: malos manejos gubernamentales, tranzas de funcionarios públicos, desfalcos en empresas del gobierno, inflación, carestía, diputados y senadores corruptos y a cual más de ineptos, la misma película, el mismo rollo pasa una y otra vez frente a nosotros en un desfile sin fin, y es hora que seguimos igual, o peor, si es que esto es posible. Lo peor de todo es que somos un país que no hacemos nada, nos gusta que nos esquilmen, que nos roben, que se burlen de nosotros.

México es el único país en el mundo en el cual al Presidente de la República se le comprueban actos de corrupción (como la “casa blanca”) y no hacemos absolutamente nada, las ratas siguen tan campantes. A un secretario de Hacienda se le encuentran turbios manejos de las finanzas públicas con otra mansión y no pasa nada, al contrario, se les premia con otros jugosos puestos para que sigan robando. Increíblemente tenemos senadores que cobran como 3 sueldos, todos por cuenta del erario. Gobernadores que han caído a la cárcel, salen libres en un acto de magia y se vuelven a presentar como candidatos a un puesto de elección como si fueran unas blancas palomas. Tenemos, como en ningún otro país del mundo magistrados que cobran sueldos estratosféricos, embajadas de súper lujo totalmente innecesarias que nos cuestan una fortuna mantener. Dados estos antecedentes, en el resto del mundo nos deben de ver como un país inmensamente rico, y de seguro que si lo somos puesto que no se lo han acabado nuestros políticos, y todavía da para más.

La impunidad es rampante, robos, desfalcos y malversaciones son vistos como cosa natural y nadie dice ni mucho menos hacemos nada. Este país es jauja para las ratas. Las carreteras nacionales se construyen con cargo al presupuesto federal, es decir, con nuestros impuestos, una vez terminadas se entregan a compañías privadas para que nos despeluquen a diestra y siniestra con casetas de cobro que más bien son casetas de robo y las volvemos a pagar, una y otra vez, pero como dicen en Monterrey: “nada vale” ya que por regla general se encuentran en un estado deplorable permanentemente, llenas de baches y desviaciones por todos lados. Además tenemos que soportar los anti-constitucionales “retenes militares” que no sirven para otra cosa que no sea molestarnos y hacernos perder tiempo.

Yo sé que los pobres soldados no tienen la culpa, pero se toman muy en serio su papel y nos esculcan como si de veras fuéramos delincuentes y hay de aquel que se ponga al brinco, alguien debe de decirle al Secretario de la Defensa que lo que hacen sus subordinados siguiendo sus órdenes es ilegal y quiero recordarle al Secretario que no son sus soldados ni su ejército, los salarios de todos incluyéndolo a el mismo lo pagamos nosotros los ciudadanos.

Hace muchos años en la época de don Porfirio, existía un personaje peculiar que en cada periodo electoral se presentaba como candidato independiente, por supuesto nadie lo tomaba en serio, ni el mismo. Pues ahora resulta que tenemos otro candidato que ya lleva bastantes años viviendo como zángano del presupuesto federal, nadie sabe en que trabaja pero se da vida de lujo, sus hijos estudian en el extranjero y viven como si pertenecieran al jet set internacional, el mismo se viste con ropa fina y porta relojes caros, yo quisiera saber con qué se paga todas esas excentricidades. Dicen los que lo conocen que tardo 14 años para obtener un título profesional ¡todo un verdadero fósil de la UNAM! Y ¿adivinen quién le pagó su carrera? Ahora nos viene con el cuento de que quiere salvar al país, que va a terminar con la corrupción por decreto, que le va a dar dinero a todos los pobres ¡gratis!, sin que trabajen, esto se va a poner a todo dar con él y ¿de dónde va salir tanto presupuesto? El problema, y conste que lo estoy diciendo antes de las elecciones, es que existe un gran número de desmemoriados que lo admiran y lo ven como el que les va a resolver todos los problemas, lo hacen simplemente como protesta por tantos años de corrupción gubernamental y que de verdad en este sexenio rebasó todos los límites de la decencia y de la indecencia. Pero ese no es el camino, es como si tratáramos de tapar un hoyo abriendo otro más grande todavía. Ese señor, ya saben quién, nos quiere hacer retroceder en el tiempo y regresarnos a la época de las cavernas.

Todo esto ¿lo tenemos merecido? Que hicimos para que los cielos nos castiguen de esta manera tan cruel, por qué nos tienen que tocar a nosotros los mexicanos estos gobernantes y legisladores tan ineptos y corruptos. Pues porque simplemente nosotros mismos los elegimos, no hay de otra y además soportamos mansamente todas sus trapacerías. Como dice el cantante Oscar Chávez: “y nosotros nada decimos, toditito lo leemos en la prensa nacional”.

Últimamente hemos escuchado el lamento de: “ya basta”, como un hartazgo, pero igual lo escuchamos durante la guerra de Independencia, durante el varias veces citado “porfiriato”, se lo gritaron a Madero, se lo gritamos a Huerta, se lo dijimos a voz en cuello a Carranza, se lo repetimos a Obregón, Calles, y a Cárdenas, a López Mateos a Díaz Ordaz, a Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, Calderón y Fox (más los que me faltaron) y finalmente ahora si va en serio se lo gritamos a Peña Nieto, pero a todos ellos le hicimos “lo que el viento a Juárez”. Mientras tanto, a seguir aumentando la gasolina, en fin que nada más pujamos pero seguimos pagando. Pregunta: ¿por qué será que en Estados Unidos la Premium cuesta $ 11.00 pesos el litro y aquí en la mismísima tierra de Cárdenas con todo y expropiación y que nos repiten hasta la saciedad que el petróleo es nuestro (y ya saben quién dice que ni se nos ocurra privatizarlo) la Magna cuesta $ 20.00 pesos, casi el doble?  Del Diésel y la Turbosina mejor ni hablamos porque los hago llorar.

Ya se comprobó y se están persiguiendo judicialmente a un grupo de ex gobernadores pertenecientes al partido en el poder y que un día fueron el “orgullo” del presidente (dice que “ya no se acuerda”), entre ellos desfalcaron algo así como 200,000 millones de pesos, cifra inaudita e inverosímil y el ex secretario de hacienda, ahora candidato oficial nos dice “que él tampoco se dio cuenta de nada” si ese dinero se esfumó, nosotros se lo tenemos que demostrar. Esos son los jóvenes brillantes que iban a sacar adelante a nuestro país, cómo estarán los otros, los no tan brillantes. Mientras tanto aquí en La Paz, marinos van y marinos vienen, soldados van y soldados vienen, federales van y federales vienen y todo, absolutamente todo sigue igual. Como contribuyentes, nosotros pagamos estos despilfarros, o ustedes creen que ¿el Secretario de Marina o de la Defensa pagan por las horas de vuelo de sus helicópteros?, claro que no, a usted y a mí sí nos cuestan, ¿y todo para qué? Mucho ruido y cero nueces.

Pensemos bien nuestro voto, todavía podemos hacer algo por México.

Lo bueno es que a partir del 1/o de diciembre este gabinete ya no podrán robar más, al menos eso creo, espero que no se lleven el bajo alfombra de las oficinas porque lo que son las arcas nacionales van a quedar “pelonas y lirondas”. Agárrense con los meses de “Hidalgo” porque estos señores roban “por hora” y ni quien los pare. Apenas “ya saben quién”, no pero ese no, me refiero al Chapulín Colorado, pero como ya está tomando clases de arpa celestial con San Pedro, “a aguantar vara raza”.

“Ya basta”, pero de llorar, de lamentarnos, de tanta bajeza. Vamos levantando la cabeza para exigir que se encarcele a los deshonestos, nada de perdón para el que roba. Que se cumpla la ley.

“Quien pierde la fe no puede perder más” (Publilio Siro).

Un comentario sobre “Estamos a punto de caer en el abismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s