La cola de los presidenciables, un espectáculo palomero

Por Jesús Sánchez

El Chamán 1Los analistas más curtidos en el difícil arte de medirle el agua a los camotes que están sobre el fogón de las campañas políticas, coinciden en que entre los factores que enturbian el espectro electoral destaca lo que hoy distrae y crispa a los competidores, la cola de los presidenciables. ¿Tiene cola que le pisen o qué tan larga es?

Y conste, todos juran y perjuran que no tienen cola que les pisen. Pero la duda queda.

Este tema ha escalado a niveles insospechados. Todavía no arrancan formalmente las campañas y ya está en veremos una de las candidaturas presidenciales, está en entredicho la intervención de una institución como la PGR, y la Segob ha tenido que salir a declarar que no tiene las manos metidas en el proceso electoral.

¿Y cómo van? En esta etapa de la competencia la rebatinga deja de lado la construcción de un mejor sistema político para el país. Andamos entre las colas de los presidenciables, mientras se entretienen haciendo capiruchos de balero.

Invariablemente todos los actores aseguran que llevan la ventaja en esta competencia, aunque las cifras no les cuadren, lo lamentable es que todo se reduce a un espectáculo de gritos y sombrerazos, a ratos palomero.

El candidato #YoMero, rodeado de más jefes que apaches hace enormes esfuerzos para no quedar fuera de la jugada, los encuestadores siguen colocándolo en el tercer sitio y algunos hasta proponen encomendarse a los santos rusos ortodoxos.

Por lo que se ve, a #YoMero no lo dejan saltarse el guión que le armaron los asesores en imagen, al fin que ellos no están al frente; se ve acartonado, poco espontáneo, cuando lo suyo son los proyectos y programas de gobierno, mientras los de enfrente le siguen comiendo el mandado.

Al menos los asesores están convencidos que ya es prueba superada la andanada de ataques que daban por hecho que cambiarían a #YoMero.

A #YoMero se le sigue viendo más reactivo que propositivo. Todo mundo sabe que son tres los negativos que arrastra, el de la muy baja aceptación del number one -mientras el aludido hace changuitos y sueña con que esa tendencia se revierta en la última etapa de las campañas-; el PRI, que no ha logrado modernizarse y sigue siendo un partido con cascarón y espíritu viejo.

Y finalmente los priistas de cola larga, entre los que se cuenta a no menos de una docena de ex gobernadores en capilla.

Episodios palomeros. El joven maravilla anda ocupado en otros menesteres. Ha pasado dos semanas defendiéndose de acusaciones que lo señalan como responsable de realizar operaciones de lavado de dinero. Y aunque el candidato insista en que ya salió el peine y que la PGR está detrás del compló, la verdad es que no se ve que salga limpio de este transe. Quien metió a la PGR al ruedo, no midió consecuencias.

Lo curioso es que todas las sospechas apuntan a que la fuente primaria de información que puso en este predicamento al joven maravilla está en el Palacio de Gobierno de Querétaro. Sea cierto o no, esto ha profundizado la división en el PAN tras la ruptura detonada por el agandalle de la candidatura presidencial.

El chamán 2

Las versiones de que se le puede caer la candidatura presidencial al queretano no sólo son externas, el fuego amigo es intenso. En mesas de café se comenta que Miguel Ángel Mancera estaría descartado como posible sustituto del joven maravilla, en caso de que un tribunal electoral lo inhabilite para seguir como abanderado presidencial. Pero a Mancera le ven otras cualidades ¿qué tal de Fiscal General de la República?

El punto es que el joven maravilla podría pasar de candidato a indiciado, que lo dejaría fuera de la contienda casi en automático. Todo gracias a la PGR.

Ahora, quién podría resultar beneficiado de esta situación excepcional es nada más y nada menos que Rafael Moreno Valle, quien ya había negociado la candidatura de su esposa a la gubernatura de Puebla para dejarle el camino libre al joven maravilla. ¿Será?

Pero lo que realmente puso la carne de gallina a más de un panista fueron los comentarios sobre el tema de #YaSabenQuién.

De acuerdo a la reseña de Conspiracy Theory de Indicador Político, #YaSabenQuién aseguró que la acusación contra el joven maravilla fue orquestada por “los muchachones de la mafia del poder” porque se les quizo salir del huacal. “Ellos mismos le dieron el dinero y ahora le están sacando todo lo que le saben de corrupción”.

Aunque ya demostró que es un vago en el balero, #YaSabenQuién no anda tan campante porque sigue sin safarse del sospechosismo que desató su decisión de cubrir al impresentable líder minero Napoleón Gómez Urrutia con el manto sagrado del fuero legislativo en el Senado de la República. El tema le ha costado tanto que ni siquiera sus chairos de cabecera -entre ellos el otro Juanito- han logrado justificarlo.

El chamán 3La doble cachucha. Esteban Moctezuma ha mostrado su gran talento para quedarse callado, pase lo que pase, mientras que el empresario en chamba de encantador de serpientes, Alfonso Romo, resbaló tan estrepitosamente intentando justificar al Napito que hizo el ridículo.

Para quién pregunta por qué siguen en el primer plano muchas figuras oscuras de la política, así como aquellos que saltan de partido en partido en busca de hueso y los que no importa la cachucha siguen viviendo del presupuesto, la respuesta es la que acertadamente dio Armando Ríos Piter (el Jaguar).

-Un árbol de moras, da moras; un nogal, da nueces y un sistema político, pues da políticos. Es lo que hay. Depende de la calidad del árbol y del sistema político para que sus frutos sean buenos, regulares o con gorgojo.

De esos políticos con gorgojo, valga la expresión, en las filas de #YaSabenQuién figuran el impresentable Napo y otro personaje que si viviera Carlos Castillo Peraza o Alonso Lujambio, sin duda la habrían pasado muy mal.

Para el PAN la pérdida del último de sus ideólogos, Carlos Castillo Peraza, dejó un hueco difícil de llenar, que hoy sabemos quisieron ocupar Javier Corral y Germán Martínez Cázares. Lo impensable fue lo que hizo Germancito -como diría Luis Soto- quien mandó al demonio los ideales de Gómez Morín y cambió de chaqueta para hacerse de un escaño por Morena.

Seguro estaba muy urgido Germancito como para ponerse de tapete para decir que “López Obrador ya no era un peligro para México”. Pronto salió el peine cuando admitió que le ofrecieron un cargo en el Congreso que aseguró declinó, pero luego apareció en las listas. Pero cuando se creía que Germancito ya había pagado su cuota, publicó un artículo en Reforma donde describe a un #YaSabenQuién que nadie reconoce.

Parece que de nada le sirvió a Germán su cercanía con Castillo Peraza, quien fue congruente hasta el último suspiro de su vida. En la nota de la Jornada del 2 de mayo de 1998, cuando renunció al PAN, el yucateco definió: “No me propongo dejar la mar pero en los muelles del puerto donde ahora estoy, he decidido emprender lo que suele llamarse la ruta en solitario”.

Sin generalizar, Morena tiene lugares reservados en el Congreso para políticos de dudosa reputación y para otros que ya se les olvidan las cosas. ¿Qué no?

Un comentario sobre “La cola de los presidenciables, un espectáculo palomero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s