Inicios como escritor

Queriendo motivar a mis compañeros del

“Círculo de Escritores” del CET MAR 31

Por Francisco Javier Lino Briones

Todo inició informalmente -regularmente todos somos escritores informales al inicio- en una noche tormentosa y de muchas calamidades para Baja California Sur, donde luego de una lucha intensa contra el agua que se metía por las goteras, las ventanas de nuestra casa sin vidrio y las rendijas, que eran muchas, descansé abatido por la irremediable pérdida de la batalla en la que el trapeador y los trapos me acompañaron.

Tomé una libreta y dejé que la pluma fluyera. Mi mano escribió lo que estaba viviendo en esos infaustos momentos y comenzó un proceso de reingeniería en mi vida:

Pero si en el día el huracán te infunde respeto y te hace cavilar sobre los vestigios de Dios, por la noche se torna terriblemente insufrible: No hay palabras para describir los sentimientos que te despierta.

El ulular del viento hace que mires a la ventana desde donde no se ve nada más que tus miedos. En esos momentos, cuando todos en una casa duermen, te acompañas de tu perra que trata de calmar tus temores y los de ella con esporádicos ladridos:

“Los perros en la noche se alejan”

Mismos perros 

que buscan en lo oscuro 

tomar de su agua

o se su alimento

Animales de la noche,

que pasan taciturnos,

calles hacia arriba

o calles hacia abajo

Los miedos,

que llegan en lo oscuro,

a hablarme despacio,

desde la ventana.

Mi sueño,

que sale a perderse.

hacia las estrellas

y entre sus ladridos.

Fragmento del cuento “El Huracán”

Luego vinieron historias, anécdotas y cuentos que se fueron agregando uno a uno, pero especialmente de ahí nació un cuento con el que gané el primer certamen de los Juegos Magistrales convocados por el SNTE, “Es cuestión de quedarse quieto”, por cierto, que agradezco a mi buen amigo Carlos Francisco Bobadilla la iluminación para este cuento.

Los otros escritos que se generaron en medio del huracán “Juliette” se juntaron y dieron vida al libro “Siete y Más cuentos de Cabo y una Canción para estar Tierras”, donde algunos cuentos han sido reconocidos como buen material: “El Ánima”, “El Papalote”… Así nació mi primer libro editado.

Animado. Me encarrilé y comencé a cristalizar una idea que desde hacía muchos años se había estado gestando en mi espíritu. El reconocer en vida la obra de mi padre y de mi hermano como ex trabajadores del Ferrocarril. Toda mi infancia giró en torno a la bestia que se desplaza sobre los rieles y materialmente fuimos educados en, por y para el tren. En el libro “Sobre la Vía (Cuentos y Anécdotas del Ferrocarril)” escribí, apoyado en los relatos de mi padre don Julio Lino Alvarado y de mi hermano mayor José M. Lino Briones el noventa por ciento de su contenido, todos apoyados en la cotidianeidad de la vida del ferrocarrilero, especialmente, trabajador de la vía. El otro porcentaje fueron mis vivencias y debo agregar que en esta prosa está retratada mi familia, literalmente. Relato “El Tren de las diecinueve horas”.

Un comentario sobre “Inicios como escritor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s