Círculo de Escritores del CET Mar 31

Profr. Francisco Javier Lino Briones Fotos Claudia Paulina López Toledo 

Dentro del programa Integra (Un Proyecto Pedagógico), creado para coadyuvar a la misión Centro de Estudios Tecnológicos del Mar No. 31, el Círculo de Escritores se ha apuntalado como una actividad importante para publicar algunos sencillos pero importantes trabajos en la Revista Análisis, que no con poco esfuerzo dirige el buen amigo Bertoldo Velasco y gracias a ello han publicado sus escritos o experiencias tanto alumnos como cuerpo docente del plantel o en su caso, docentes de otros planteles que se han agregado a las fuerzas básicas de este Círculo.

Hay integrantes que solo lo han hecho un vez, algunos dos o tres trabajos tienen en su lista, pero es importante recordar a los que han tenido el atrevimiento de escribir y publicar por primera vez como en este caso, que tenemos tres recipiendarios que con tímida pluma nos aportan un poco de sí, pues un escrito da a conocer a su autor.

El escenario de fondo es la Bahía de Cabo San Lucas, pues es ahí donde los alumnos de la Carrera de Recreaciones Acuáticas, han tenido algunas de las mejores experiencias de su vida (afirmo, sin temor a equivocarme), ya que en los contenidos académicos están las actividades por las que el turista paga miles de dólares y los estudiantes las realizan gratis, en su mayoría.

Se publica en primera instancia un breve trabajo (a modo de cuento) de una jovencita que ha sido debidamente acompañada por Gema, Psicóloga del plantel. Estudiante a quien conocí como la señorita “no sé”, pues así respondía a cada una de mis preguntas que como docente le hice en ese primer encuentro en el espacio áulico, desde las más complicadas a las más sencillas, pero que con la magia de quien se recrea con las actividades de este Módulo Profesional, se ha manifestado esa transformación que nosotros los docentes deseamos ver en los jóvenes que nos depositan su confianza, pues ahora, ríe; comparte; lanza críticas a sus compañeros y compañeras (también a Paulo Coelho, y lo descarta como un escritor de su gusto); esta semana, haciendo recorrido en kayac (o kayak), se cayó de él muy lejos de la orilla y sin miedos se encaramó nuevamente completando el recorrido. Se llama Paloma N. Reyes Escalante y se reconoce que a su aportación hay que corregir algunas cosas, pero eso no importa. Lo importante es que se ha atrevido.

El segundo escrito es de otra joven que siempre atenta a las actividades que realizamos en Integra, lo mismo pasa lista, que carga material y equipo, atiende niños, realiza informes y hace aportaciones con espíritu de servicio. Vanessa López Negrete, que en su proyecto de vida vislumbra ser Educadora, por ello se va a ir a estudiar a La Paz. Su escrito es más técnico y es rescatable un natural estilo de escribir, con pocas cosas que sugerir como corrección o casi nada.

Y quien me ha sorprendido muy gratamente, es Tamayo. Uno de los pilares de nuestro Programa en esta generación escolar, pues conociéndolo como un joven al que hubo que reprender cada que hablaba por los ajos y las cebollas que repartía a todo el mundo -tiro por viaje-, encuentro en su aportación (también cuento), un tinte original, y sobre todo con muy poco a casi nada que corregir. Él es otro buen ejemplo de esa transformación de la que les mencioné anteriormente. Antes hermético y discriminativo de cierta forma, ahora se expresa auténticamente: dirige grupos; está primero que muchos tocando a mi puerta a las cinco o seis de la mañana para salir a playa o a la montaña; es obediente a la orden por el bien común; no quiere fiesta de graduación, pues prefiere viajar al interior del país y para ello va a realizar actividades generadoras de economía… Francisco Javier Tamayo Alvarado.

Sin Título

Por Paloma Nahyn Reyes Escalante

Recreaciones Acuáticas VI “B”

experiencias-uc3acnicas-aaaaa.jpg
Experiencias Únicas

Estoy en la playa “La Empacadora” con mi grupo de amigas platicando y se nos ocurrió esnorquelear. Por ello nos pusimos el equipo y nos metimos al mar. Yo y mis amigas estuvimos esnorqueleando. Cuando me sumergí miré muchos peces de distintos colores y tamaños y luego de un buen rato me salí y choqué con un muchacho. Lo miré y no pude creer lo que estaba viendo, era un hombre hermoso que  me dijo:

Hola cómo te llamas.

-Ana.

-¿Y tú?

-Enrique. Veo que te gusta esnorquelear.

-Sí. Me encanta, pero te propongo algo. Mañana a las 12 venimos hacer kayak.

Por ello, al día siguiente estuvimos en el kayak remando todo el día. Hablamos del futbol, de la familia, de los tipos de música y así nos fuimos remando hasta la orilla. De ahí me acompañó, a agarrar el camión donde me dio un beso y le dije ten, mientras le daba un papel con mi número.

Adiós Enrique.

Me subí al camión y no dejaba de pensar en él.

A la siguiente semana Enrique me habló por teléfono. Me invitó al cine, así que llegó él a mi casa, tocó la puerta y le abrió mi mamá.

– Buenas tardes señora. ¿Está Ana?

 -Sí. Pase joven.

Luego mi mamá fue a mi cuarto:

-Llegó un amigo tuyo.

Fui con él y en cuanto me vio me dijo:

-¡Qué hermosa te ves!

 -Gracias Enrique.

-¿Qué quieres comer Ana?

-Me encantaría una pizza.

Ya que estábamos comiendo me dijo:

-Ana, te amo. Estos días que hemos pasado juntos han sido fabulosos ¿quieres ser mi novia?

– Sí Enrique. No sabes qué feliz soy. Te propongo algo, mañana hay que estar todo el día juntos.

Al día siguiente estoy parada afuera de mi casa y en eso llegó Enrique. Me subí a su carro, me llevó a una playa donde solo estábamos yo y él. Nos empezamos a besar, platicamos de nuestro futuro juntos. Nos imaginábamos casados y con hijos y en una mansión, por eso se hizo tarde. Así que decidimos irnos al día siguiente, pero no llegó. Vi en el periódico que chocó a la misma de la cita.

Fui a la tumba de Enrique, me hinqué sobre la tumba y me tiré. No paraba de llorar: Te amo, eres y siempre serás el amor de mi vida.

Reporte de práctica de kayac

Por Vanessa López Negrete

Recreaciones Acuáticas VI “B”.

RA V _B_ y ZOFEMATaaaaa
RA V B y ZOFEMAT

El profesor Francisco Lino nos citó en CET Mar 31 a las 7:00 horas para montar el equipo en la camioneta. Ya estando en la escuela subimos los kayaks, remos y el equipo de seguridad necesario; a las 8:00 salimos de la escuela rumbo a la playa Coral Negro y llegamos a la playa a las 8:30.

El grupo se encargó de bajar el equipo de la camioneta. Después de haber bajado todo, el grupo se reunió y el profesor comenzó a dar instrucciones. Luego de ello hicimos una valla de limpieza.

Así, asignamos a los compañeros que irían en el primer viaje, y ya con los equipos conformados dimos marcha a la actividad. Metimos los kayaks al agua y comenzamos a remar rumbo a la “piedra del pelícano”.

En el camino nos encontramos con mucha basura en el mar, nos dimos a la tarea de recolectar todo lo que pudimos, lo que más recolectamos fueron bolsas de plástico.

Llegamos a la “piedra del pelícano” y tomamos algunas fotos de los bellos paisajes que tenemos en nuestras hermosas playas de Cabo, después tomamos camino de regreso hacia la orilla de la playa, a donde llegamos y el otro grupo subió e hizo su recorrido.

Al terminar el segundo grupo de dar su recorrido sacamos los kayaks del mar y los subimos a la camioneta para llevarlos de regreso a la escuela. Al terminar de subir los kayaks el maestro dio por terminada la práctica y cada uno tomó rumbo a casa.

Gracias a mi taller de recreaciones acuáticas he podido realizar muchas actividades que en realidad nunca creí hacerlas, sin duda alguna no me pudo haber tocado un mejor taller. Agradezco a cada uno de mis maestros por su apoyo en cada uno de los semestres, gracias a esto he tenido experiencias muy buenas, lamentablemente estas son de las últimas prácticas por realizar así que las aprovechamos al máximo. Y los que apenas comienzan les digo que aprovechen al máximo todo esto. No siempre se nos presentan oportunidades como esta.

Historia de kayac

Por Francisco Javier Tamayo Alvarado

Recreaciones Acuáticas VI “B”

segundo-equipo-de-kayacaaaa.jpg
Segundo equipo de kayac

Estaba contento por la fecha: Domingo 18 de febrero de aquel año 2018. Recuerdo bien que mis amigos y yo llegamos a la escuela por el material de kayak que nos prestarían para una muestra de los distintos tipos de kayak con los que en la escuela contábamos.

Desde pequeño he tenido en mente que cuando te toca te toca y cuando no, aunque te quites-.

Llegamos a la playa y el profesor me puso a dar una explicación sobre el kayak para las personas que quisieran tomar el curso. Primero subimos a los niños y mujeres, llevábamos 7 recorridos y ya habíamos terminado, eso significaba que podíamos subir nosotros para jugar y pasear un rato. Por ello Alejandro y Chayanne subieron a un kayak juntos, solo porque ese tenía unos buenos respaldos y no se querían cansar, pero en otro kayak doble, igual, Daniel y yo nos subimos.

Recuerdo que desde llegamos a la playa el agua estaba un tanto revuelta y el clima nublado con aire fuerte pero no tanto como para cancelar la actividad. Salimos con rumbo a la “Piedra del Pelícano” pero tardamos en darnos cuenta de una extraña corriente, y digo extraña porque los que conocen esas aguas saben que no es de corrientes fuertes. Esa extraña corriente trataba de llevarnos al pacifico donde las aguas son muy fuertes, mas nosotros no nos habíamos percatado de eso, aparte de que ya no había luz natural y ya no contábamos con luz del sol.

Estábamos a unos seis metros de distancia con el kayak de Chayanne y Alejandro cuando vimos que tenían problemas con la estabilidad. La corriente era bastante fuerte, parecía como si ellos estuvieran provocando esos movimientos.

Comenzaron a pedir ayuda con una desesperación sabiendo que algo malo se aproximaba. Nos intentamos acercar, pero simplemente se hundieron ante nuestra vista. Sin pensarlo ni un segundo Daniel salto hacia el agua y comenzó a nadar hacia el punto donde ellos se hundieron, le grité desde que bajó del kayak que se detuviera, le dije que él no podía hacer nada con eso. Pero a él no le importó y continuó.

En ese momento sentí algo extraño, era un sentimiento de culpa y más que eso, como si en ese momento yo tuviera la obligación de bajar y hacer algo, pero simplemente estaba paralizado sin poder hacer nada. Fueron los segundos más largos de toda mi vida, desde que se hundió el kayak de mis amigos hasta donde yo estaba sin poder hacer nada.

Fue algo extraño no solo porque perdía a mis amigos, si no que me di cuenta de que esa extraña energía y esa muy mala vibra habían desaparecido junto con ese raro cielo nublado que me oscurecía el día tranquilo de playa.                                                                                                                                                                   Bajé del kayak desesperado porque me encontraba otra vez en la misma playa con gente nadando cerca de la “piedra del pelícano”. Otra vez había barcos y lanchas pasando cerca de mí, como si no se hubieran percatado de la situación de mis amigos.

Me puse mi equipo de snorkel y comencé a nadar para ver si encontraba algo, pero no había ni una sola señal de ellos.

Estaba snorkeleando cuando mi aire simplemente se agotó y mi visión se nublaba, trataba de regresar a la superficie, pero por más que intentaba no podía, me desplomé a unos escasos metros de la superficie, justo debajo de mi kayak.

Desperté en mi habitación, pero era distinta, pensé que todo fue un sueño, que mis amigos seguían bien, pero no fue así. Recordé que sí, era mi habitación y recordé que no fue un sueño. Me di cuenta que sí pasó, me di cuenta que otra vez estaba recordando aquel día cuando era un estudiante de preparatoria en CETMAR. Todo fue realidad y allí estaba yo 13 años después haber vivido la desesperación de ver a mis amigos en el recorrido de kayak.

Un comentario sobre “Círculo de Escritores del CET Mar 31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s