¿Qué te regalaste el 14 de febrero?

Por Mónica Camacho López

Qué te regalaste el 14 de febrero

Tal vez a esa amistad que nos impacta con su desenvolvimiento, con su armonía, con su seguridad; o… A esa persona que nos arranca un suspiro y que seguimos con la mirada para llenar nuestra memoria con su imagen.

O a esa compañía con quien por un tramo de nuestra vida hemos intercambiado apoyo, comprensión, cariño y cuyo rostro contemplamos al abrir los ojos en las mañanas.

Inclusive a esa amistad que por lustros o décadas ha sido confidente, siempre dispuesta a escucharnos a pesar de la distancia física y temporal.

A estas personitas y a otras que escapan de especificación pero no de nuestro afecto, ya habremos dedicado una tarjeta, chocolates o al menos una llamada para manifestarles nuestra felicitación por el “comercialísimo” día del amor y la amistad.

Amén de la trágica leyenda de San Valentín, martirizado y ejecutado por unir en matrimonio a jóvenes en el siglo III en contra de las órdenes del emperador  Claudio II, vemos como el día de “San Valentín”  llena el ambiente con corazones, chocolates, cenas románticas y miríadas de mensajes por las redes sociales con frases hiperbólicas, acartonadas y muy manoseadas.

Pero lancemos una mirada a nuestro entorno para ver como esta fecha se celebra de manera diferente en diversas latitudes del planeta.

En Corea del Sur, son las enamoradas quiénes regalan chocolate a sus enamorados. Un mes más tarde estos chicos deberán corresponder realizando un regalo a su amada.

En Dinamarca se regalan flores blancas y se envían cartas. Esas cartas van firmadas sustituyendo las vocales por puntos. Si la chica adivina quién le envía la carta éste le obsequiará un huevo el día de Pascua.

En Gran Bretaña e Italia, además de celebrar San Valentín los enamorados y enamoradas, lo celebran las solteras. Dice la tradición que las solteras se asoman a la ventana inmediatamente al levantarse y el primer hombre que pase y las vea se casará con ellas. Además en algunas zonas de Inglaterra la gente hornea panecillos hechos con semillas de alcaravea, ciruelas o pasas. También los italianos preparan copiosas comidas para toda la familia y para los amigos.

En Japón, el Día de San Valentín se celebra apenas desde mediados del siglo XX, impulsado inicialmente por la compañía de chocolates Morozoff en 1936. Como particularidad, se destaca el hecho de que son las mujeres quienes regalan chocolates a los hombres, ya sean sus familiares, amigos o compañeros de trabajo. Como una especie de compensación; también creada por los comercios, los hombres devuelven el favor un mes después, el 14 de marzo, celebración conocida como White Day (“Día blanco”), día en el cual se suelen regalar chocolates blancos, malvaviscos o cualquier obsequio de color blanco, incluso ropa interior.

Desde luego casi nunca podemos felicitar a todas las personas que quisiéramos, pero hay alguien muy importante que no debería de escapársenos de esta celebración, de nuestras atenciones y si es posible de un regalo; pero a quien casi nunca felicitamos… A nosotros mismos.

¿Cuántas veces te has sentido querido por ti mismo?

La auto aceptación es un asunto complejo debido a la guerra de arquetipos comerciales en la que cotidianamente nos vemos inmersos: queremos ser como alguien más o parecernos a otra persona. Pero el cariño por uno mismo es tan indispensable como el alimento cotidiano. No se trata de decir frente al espejo: “!Qué bien me hace ver esta ropa! O este peinado o los lentes, tintes,  o joyas que ocultan nuestro ser, para “vernos mejor”.

El cariño por uno mismo es cuidar de ti, darte los buenos días y las buenas noches. Procurar tu salud y brindarte un entorno cómodo para trabajar y descansar.

Aprovechar fechas como esta para valorar nuestro esfuerzo y dedicación cotidianos.

Abrazarnos… sí; abrazarnos como si tuviéramos frio, apretadamente, abrazarnos para decirnos: Te quiero mucho, valoro tu talento y cuidaré de ti.

Podemos regalarnos un delicioso desayuno o una lectura interesante, una siesta con música suave o si hay posibilidades un regalo; aquel detalle que hemos estado postergando para “cuando mejore nuestra situación”.

Salir al mundo sabiéndote querido por ti mismo, dará seguridad a tu caminar y nos hace impermeables a las envidias y las contrariedades.

Con amor para ti; y sobre todo para mí: Feliz día del amor y la amistad.

Contáctanos: Facebook Centro Mosuo

2 comentarios sobre “¿Qué te regalaste el 14 de febrero?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s