La complicidad del sobrepeso

Tamara Montalvo Arce

IMG-20180113-WA0036

No solamente se convirtió en un problema de salud pública puesto que la obesidad ha afectado ya a los niños y a los adultos de todos los estratos sociales y en la totalidad de las entidades federativas. Baja California Sur está ya en los tres primeros sitios nacionales de sobrepeso tanto de población infantil como juvenil y adulta. Las causas o los orígenes de este grave desafío son multifactoriales. Lo mismo tiene que ver con lo hábitos alimenticios inadecuados que con la permisibilidad gubernamental para que se expendan indiscriminadamente cárnicos de todo tipo de animales que fueron alimentados o cebados con productos que contenían anabólicos o fármacos que finalmente terminaron por distorsionar el equilibrio endocrinológico de las personas.

Para nadie es un secreto que el poder público no solamente toleró la venta y distribución masiva de lo que se llama productos chatarra sino que ha permitido que se haga la peor de las combinaciones al darse en los grandes núcleos demográficos la venta irrestricta, masiva y brutal de bebidas embotelladas con altísimos contenidos de azúcar y edulcorantes artificiales junto con colorantes, esencias químicas, gasificación y conservadores variados sin advertencia adecuada en la publicidad, en las etiquetas, en las escuelas o en los hogares y en los centros de trabajo alertando al consumidor respecto a los peligros, riesgos o consecuencias de realizar una ingesta recurrente, continua o cotidiana de ese binomio perverso de la bebida embotellada junto con la comida chatarra llena de sales lesivas, de aceites tóxicos, de picantes artificiales y de todo tipo de químicos que muchas veces se encuentran prohibidos en países como Estados Unidos de América a través de la FDA (Food and Drug Administration).

Cuando recibí la honrosa propuesta de encabezar el Eje Nacional para el Estudio, Prevención, Información y Defensa de las Personas con Sobrepeso, sentí que la tarea era tan grande o el reto tan gigantesco que no podría yo encabezar una agrupación de tanta responsabilidad ante los niños, las mujeres y los hombres que por millones sufren hoy la obesidad casi siempre combinada con hipertensión, diabetes y una permanente depresión y baja autoestima, incluso los lactantes y niños menores de cinco años con sobrepeso son ya un reto descomunal para la conciencia nacional y acepté encabezar este gran esfuerzo de madres y padres de familia, de maestros, de médicos y de organizaciones sociales incluso de instituciones internacionales, siempre y cuando se me permitiera que en la primera etapa concretáramos los esfuerzos y experiencias en B.C.S. como una especie de plan piloto en virtud de que la obesidad infantil en esta entidad sudcaliforniana ocupa el primer lugar nacional.

Este asunto es muy grave porque no solo angustia a las madres de familia sino acompleja a los niños y porque evidencia también que la comida sana es demasiado cara para las más amplias franjas de la población y afecta esta obesidad o sobrepeso los aspectos educativos y las cuestiones laborales. Trato de decirlo más claramente: la niña o el niño con sobrepeso tiene un menor rendimiento escolar. El joven o la joven con sobrepeso tiene mayor dificultad de gregariedad o de inclusión social y el adulto que padece los trastornos de la gordura es indudable que afrontará problemas serios en su trabajo sea mujer u hombre.

Todas las madres de familia, los padres de familia, abuelos o familiares o los propios afectados por el sobrepeso pueden escribirnos al correo electrónico ceiit.sc@hotmail.com, sin compromiso ni vinculación política, religiosa, gubernamental, partidista o económica, y nos hemos comprometido a tener la vinculación por internet durante los primeros 24 meses solo de manera directa con los afectados y familiares y ya después la pagina web de este Eje Nacional para el Estudio, Prevención, Información y Defensa de las Personas con Sobrepeso, conocido mejor como el Eje Nacional Antiobesidad (ENA), estará abierta al público de manera interactiva.

Nuestro país es el principal consumidor de refrescos y bebidas azucaradas con un promedio de 163 litros por persona al año y México ocupa el primer lugar en obesidad infantil del mundo y el segundo en obesidad en adultos, precedido únicamente por los EUA. No me quiero extender más solo les pido que vean la encuesta nacional de salud y nutrición que indica que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19  años presenta sobrepeso u obesidad y no deseo omitir que el fenómeno se ha gravado en jóvenes y adultos por el altísimo consumo de bebidas alcohólicas. Tenemos que luchar contra esta amenaza para la vida plena y sana de nuestros hijos.

ceiit.sc@hotmail.com

2 comentarios sobre “La complicidad del sobrepeso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s