La Bandera o lavandera…

Por Ángel Cu Ambriz

La Bandera o lavandera...

Los símbolos patrios (Bandera Nacional, Himno Nacional y la Constitución Mexicana) son los elementos que supuestamente debieran dar identidad, cohesión y sentido de pertenencia a los ciudadanos de nuestro país. Para detrimento del sistema, las instituciones y la clase política; dichos símbolos han caído en la indiferencia de los mexicanos.

Acaso los días lunes en las escuelas públicas y/o en los eventos internacionales es que parte de la población recuerda (tal vez) su identidad cívica.

Nunca en la historia moderna de México como hoy, el propio gobierno central había logrado tal nivel de descrédito.

Para fortuna del presidente Peña ya no han hecho públicos los resultados de las encuestas más recientes que miden el nivel de aceptación que él goza y que sin lugar a duda estarán reducidos a un nivel cercano a un solo dígito.

Por eso hablar del “día de la Bandera Nacional” es un asunto institucionalmente triste.

La pregunta es: ¿nos identificamos con nuestra bandera? ¿Nos sentimos orgullosos cuando la vemos ondear en lo alto? ¿Tenemos una bandera en casa?

“Estado fallido” es una frase que muy temprano en el sexenio comenzó a mencionarse, el descrédito popular alcanzó a prácticamente todas las instituciones que integran el gobierno federal y ha ido subiendo en grado sin que haya ha habido señales de que esta inercia se detenga.

Apenas en algunos estados pareciera que los ciudadanos empiezan a sentirse identificados con ese apelativo: ciudadanos, por el liderazgo de sus funcionarios. Tal es el caso de Chihuahua.

En algún momento emergió también en el estado de Veracruz, pero el protagonismo gubernamental resultó ser llamarada de petate y pasó  a ser parte del gris universo de la indiferencia generalizada.

No parece ser este el caso del Gobernador Javier Corral.

Lo que las investigaciones en Chihuahua han revelado, sacudieron al aparato gubernamental federal; ponen en entredicho la legitimidad no solamente de las gubernaturas electas el año pasado; si no inclusive a la de la propia presidencia de Peña, enlodando de refilón al ungido precandidato Meade.

El círculo gira en el sentido de desviar dinero para conseguir el poder y así obtener más dinero, para seguir en el poder…  per saecula saeculorum.

Tristemente todo ese dinero es nuestro.

Es de nuestros impuestos; el que paga un niño al comprar su golosina y el que paga el empresario en su declaración anual. El que paga el ciudadano cuando compra su despensa y el que paga el profesionista cuando declara su facturación.

En el cuaderno y la regla de nuestro hijo que asiste a la escuela pública. En la colegiatura del que puede pagar un colegio particular. En el recibo del agua, en el de la luz y en el del teléfono; en todo eso pagamos impuestos.

Ese dinero es el que desvían; lavan, para perder su origen y poder encausarlo a las arcas del partido.

¿Qué sería de nuestro país si no desviaran, lavaran o robaran nuestros impuestos?

Pues son miles y miles y miles de millones de pesos, entre los desvíos de Veracruz, Quintana Roo, Tamaulipas, Coahuila, Pemexgate, Odebrecht, OHL y otras joyas de la corrupción e impunidad.

Se hubieran evitado el desmantelamiento de PEMEX, el gasolinazo, el alza del gas, la devaluación del peso y la inflación con todos esos miles de millones; o más bien billones de pesos que han sido botín de la corrupción.

La confianza de los inversionistas permitiría más inversión fija y otro gallo nos cantara.

Súmenle a esta escena, la ex líder magisterial en su casa, a el líder petrolero ($$$) en el senado, los atlacomulcos empoderados y una cuadra de ex gobernadores prófugos; no hay recaudación fiscal que alcance ni trabajadores que la aguanten para competir con este nivel de corrupción. Como dato anecdótico, la administración Peña, Videgaray, Meade (ejecutivo y SHCP), cierran el primer mes del 2018 con una deuda de nuestro país de nueve billones de pesos; de los cuales cinco se acumularon en este sexenio. ¿Dónde está ese dinero?

Y como el “llanero solitito”, va Javier Corral contra el sistema; porque salvo Francisco García Cabeza de Vaca que acaba de decir esta boca es mía denunciando a su predecesor, los demás blanquiazules chiflan en la loma en lo referente a la corrupción y entrega de cuentas claras; porque “poderoso caballero es Don dinero”, diría la SHCP y el miedo no anda en burro.

Queda mucho por aclarar y las investigaciones que realiza la fiscalía de Chihuahua no van ni a la mitad; pero también el músculo institucional del gobierno federal apenas está haciendo sparring de sombra. Tienen recursos y nexos más allá de lo imaginable, la crisis está muy clara pero cómo será su desenlace; es inescrutable.

Como cereza del pastel transitamos en un año en el que se compiten por más de tres mil puestos de elección popular y cada fuerza política tendrá ese mismo tanto de candidatos; miles de millones de pesos en propaganda y gastos de operación de las elecciones… ¿de dónde? ¡Pues de nuestros impuestos!

Las tarjetas de regalo las aprobó el TRIFE, así que se espera un desfile de millones de pesos en estímulos de procedencia incierta que pasarán por diversas rutas, hasta llegar a cuentas que soporten dichas tarjetas.

Desde las láminas de cartón a las tarjetas bancarias el dinero sale de algún lugar, fluye por recovecos geográficos e institucionales inimaginables y compra la promesa de un voto, mismo que llevará al poder a quien dentro de su negocio de poder, más parece una lavandería que un lugar al servicio social, enarbola una bandera que oculta su verdadera vocación.

Sí; es en lo más intrincado del poder, en donde toneladas de dinero se enrutan hacia intereses ajenos al bienestar de la comunidad.

2 comentarios sobre “La Bandera o lavandera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s