2018, calidad de vida: reto para la ciudadanía de Los Cabos y de BCS

Fracaso de instancias e instituciones oficiales se refleja en seguridad e infraestructura

*Año electoral propicia la convocatoria social a mejorar el hogar cabeño, sudcaliforniano

“La vida es infinitamente más inteligente y adaptable de lo que nadie había imaginado nunca”. (A. Conan Doyle)

Condenarro

2018, calidad de vida, reto para la ciudadanía de Los Cabos y de BCS

La riqueza que Baja California Sur le brinda a sus habitantes y visitantes se ha visto opacada durante los últimos años, por la presencia de la cruda violencia, derivada por la lucha de poder entre grupos criminales. Esta situación, aun cuando no puede negarse, no es la única razón por la cual el tesoro natural que ha puesto a BCS y, en particular a Los Cabos, es la capacidad de generar riqueza económica para un grupúsculo que busca siempre la ganancia inmediata sin medir el costo social y ecológico que ello le implica a quienes en realidad han decidido hacer hogar en esta región. El año que inició puede tomarse como un parteaguas para la sociedad en general; una comunidad ecléctica con un objetivo común: calidad de vida.

La población de Los Cabos, refiriéndome al lugar que habito, ha sido definida como un crisol; mas el crisol es un recipiente refractario. En lo personal yo me referiría a sociedad cabeña como ecléctica, dado el origen, culturas, ideosincracias, creencias religiosas y corrientes ideológicas sociopolíticas que la componen y una carencia de estrategias gubernamentales que la descomponen. Un caleidoscopio que no encuentra armonía en su crecimiento y desarrollo por los efectos que mencionamos en el primer párrafo. Codicia económica y de poder. Aclarado el punto pasaré a escribir de la forma impersonal, pero social.

Si bien ésta realidad, a la que se refiere el artículo, vivimos en una sociedad ecléctica, que no ha encontrado sus puntos convergentes dado que cada habitante tiene la responsabilidad primaria de velar por su familia, su hogar, su fuente de ingresos, estar al corriente con sus obligaciones sociales y civiles y, en los últimos dos años, por su salvaguarda.

Los Cabos alberga ciudadanos originarios de incontables ciudades, países, a más de los nativos con abolengo; muchos de los inmigrantes a este girón peninsular han formado familia y sus ojos y nietos son nativos también. Un gran porcentaje, quienes se quedan a restaurar casa, colonia, ciudad y municipio tras los efectos de los meteoros que golpean y reajustan la naturaleza de la región. Esa es la sociedad cabeña. De dónde vienen es importante, pues traen un bagaje sociocultural que, dadas las condiciones e ideosincracia gregaria no hemos podido optimizar como un recurso social a nuestro favor, en tanto los grandes capitales y partidos políticos han sabido darles ruta en beneficio propio.

No se trata de promover la anarquía, en su fiel definición sería lo ideal, no obstante la naturaleza humana no lo soporta. Tampoco se fomenta la lucha de clases, razas, ideologías y/o creencias. En todo caso es compartir y dirigir toda esa energía y productividad a favor de la misma sociedad y no dejarla en manos de los grandes inversionistas que, al decir grandes, hablamos de trasnacionales, que en algunos casos no conocen en realidad el lugar donde invierten, sólo el motivo y el objetivo. O, en su defecto a la toma de decisiones de los políticos que llegan al poder, principalmente por apatía civil, pues el voto que gana elecciones siempre ha sido de las minorías, por abstenciones, venta de voto, indiferencia social.

Para conciliar ideas sobre el texto, eclecticismo tiene tres acepciones en el diccionario de la real academia de la lengua: Adopción, en el juzgar u obrar, de una postura intermedia entre doctrinas o actitudes diversas; Combinación de elementos de diversos estilos, ideas o posibilidades. Eclecticismo arquitectónico; Escuela filosófica que procura conciliar las doctrinas que parecen mejores o más verosímiles, aunque procedan de diversos sistemas.

De alguna manera la definición podría resumirse en la frase más famosa de Benito Juárez, y es que el respeto al derecho ajeno es la paz, y parece interesante que esas diferencias en la formación social de cada individuo sea aprovechada por todos y con ello formar y fortalecer ese objetivo común, que es salvaguardar el entorno de donde habitamos. Se dice que la ciudadanía es el derecho de mejorar el lugar donde vives. Ciudadanía también infiere una responsabilidad para sus conciudadanos, algo en lo que no hemos reparado, y bien podríamos iniciar en esta época, dónde se avecinan unas elecciones nacionales y locales, aún cuando el ejecutivo estatal se mantenga por tres años más, y que una parte importante de la población mantiene su ciudadanía de origen, también es cierto que son contribuyentes cautivos de la hacienda pública, y con base en la Constitución Política del país, tienen derechos y obligaciones como residentes; si no cuentan con voz y voto en materia de política local y/o nacional, su vecino sí.

No se desprecia el crecimiento y desarrollo, siempre y cuando éste desarrollo se encamine única y exclusivamente a intereses corporativos, dejando al margen la importancia de la riqueza natural, materia prima de su principal capital comercial como destino turístico de primer mundo. El desarrollo no se hace solamente con millones y/o billones de dólares, sino con la riqueza natural y la atención personalizada y de calidad.

Por ello, el texto que está terminando de leer, es una atenta invitación a propios y extraños a defender y proteger el hogar de cerca de 300 mil habitantes de Los Cabos y más de 800 mil de BCS, al tiempo que garantizamos no sólo un destino, sino todo un Estado de BCS de calidad natural y humana.

Concluye el suscrito, pobre loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable pero irresistible y real prófugo de la injusticia que pudiera ser mantener la indiferencia ante lo innegable.

Paradójicamente, una cita:

“Mi escepticismo me salvaguarda de volverme fanático, algo contra lo que ninguna fe ha conseguido nunca proteger”. (Karlheinz Deschner)

 

2 comentarios sobre “2018, calidad de vida: reto para la ciudadanía de Los Cabos y de BCS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s