Trazos y retazos

No hay resultados anticipados en los procesos electoralesNo hay resultados anticipados en los procesos electorales

Peña Nieto empezó con una ventaja de poco más de 20 puntos sobre López Obrador y ganó solo con poco más de seis de diferencia; seis años antes en 2006, López Obrador llegó a tener más de 10 puntos de ventaja frente a Felipe Calderón y terminó perdiendo por cerca de medio punto.

Si se repiten estos patrones, las cifras que las desacreditas encuestas mexicanas revelan ahora en tiempos de precampañas, van a ser muy distantes del resultado de las elecciones del primero de julio próximo, considerando que las excesivas muestras de simpatías y francamente abyecta sumisión, que se les muestra a los candidatos no alcanzan a ganar para ganar, sino el voto de la ciudadanía cada vez más informada o desinformada, por la velocidad casi instantánea

 

con la que nos enteramos de los hechos en el mundo y por lo cual la última semana previa a las elecciones será definitoria.

Sobre la línea del actual proceso electoral, retomo a quien se ubica en la generalidad de los estudios de opinión pública como el tercer lugar José Antonio Meade, quien tratará de realizar una hazaña para lograr alcanzar el triunfo electoral considerando el desprestigio priista que le rodea, pero como en el sistema político establecido nada está escrito, no se le puede descartar para que sea el próximo Presidente de la Republica al ser considerado el más confiable dada su capacidad demostrada de utilidad para los representantes de los factores reales de poder nacional y extranjero, como el ejército, el clero, los grandes empresarios nacionales y extranjeros, así como los intereses de gobiernos de otros países unidos a los círculos financieros internacionales.

En el caso de a quien sitúan en segundo lugar Ricardo Anaya, es también una opción real del sistema político establecido, solo que ha dejado una larga lista de políticos afectados, que sufrieron las consecuencias negativas al haber confiado en él y ello, hace que precisamente en campaña le cobren factura; pareciera que lo anterior y esa estrategia de acercarse al discurso de López Obrador, no terminará por redituarle las preferencias requeridas para un triunfo presidencial, pero que puede revertir con sus principales fortalezas, que son la de ser altamente combativo en el debate político y perseverante en sus metas.

Del puntero en las encuestas López Obrador, sabemos que personifica la operación política, ideología y decisiones partidistas, defendido a grados admirables por quienes han decidido seguirlo en su Proyecto de Nación, reconociéndose que hoy más que nunca sus posibilidades para llegar a la Presidencia de la República, son muy altas. Además en este proceso electoral con toda su experiencia de ser candidato presidencial dos veces anteriormente, ha venido sumando, como no lo hizo antes, a personajes de todas las ideologías, intereses y prestigios, que al final no sabremos si le representó más o menos votos, lo cierto es que con quienes ahora se ha rodeado no lo veo como antisistema.

Los ciudadanos estamos observando que numerosos partidos, organismos electorales y agrupaciones de la sociedad organizada, en el marco de la pluralidad, pero sobre todo de una muy cara democracia, se disputan el reparto del dinero público, en donde lo importante es el poder por el poder, las cuotas y pago de facturas, prevaleciendo el pragmatismo y el oportunismo.

A nivel local, es realmente asombroso el escenario en el que transcurren los efectos de las decisiones políticas nacionales en los partidos, al observar registros de precandidaturas y como se van delineando los escenarios de prospectiva política, haciendo ver que el PAN y sus aliados mantendrán la preponderancia política en el Congreso y Ayuntamientos; pero en principio las elecciones no se ganan anticipadamente y menos, los candidatos se mantienen estables en sus proyecciones iniciales, además de que en un campaña se presentan innumerables circunstancias que alteran la percepción ciudadana, sobre todo en los últimos día; así que por parte de los ciudadanos bienvenidos todos los candidatos de todos los partidos y ya nos tocará elegir.

Revisando los antecedentes y perfiles de quienes seguramente serán candidatos, estimo que Pancho Pelayo, Juan Alberto Valdivia, Víctor Castro, Isabel De La Peña, Tano Pérez, Eda Palacios, Jesús Flores, Arturo de la Rosa, Pepe Hevia, Rubén Muñoz, Marco Almendáriz Puppo y Enrique Ríos, por mencionar algunos a quienes tendrán seguramente mayor influencia en los resultados electorales a nivel local y serán factor determinante, porque no son solamente ellos y sus fortalezas, también sus debilidades y lo que resulta más interesante, ¿de verdad tenemos la certeza de cuál será el comportamiento de afinidades y diferencias dentro de cada partido?

Agregue que cada candidato, tiene detrás de ella o él un apoyo político y financiero, que sustentan sus aspiraciones más allá de intereses personales y partidistas, los de proyectos de equipos que resultan determinantes; sino sigamos la línea de relaciones de parentesco, afinidad y grupos al que pertenecen.

No creo que a estas alturas del proceso electoral tengamos la certeza de quienes serán los ganadores en Baja California Sur, por lo mucho que está en juego, así que tendremos como ciudadanos que mantenernos al tanto de este importante proceso electoral.

3 comentarios sobre “Trazos y retazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s